El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

Pídeme lo que quieras, Megan Maxwell

en 29 julio, 2013

¡Hola a todos!
Después de un breve parón, retomo la actividad de este blog para traeros la última de las muchas reseñas que había ido acumulando durante los meses de mayo y junio 🙂 Claro que ahora ya hay dos libros más que debo reseñar, pero eso será después de escribir esta reseña 😛

9788408034513

Título: Pídeme lo que quieras
Autora: Megan Maxwell
¿Saga? Pídeme lo que quieras #1.
Editorial: Esencia
ISBN: 9788408034513
Número de páginas: 416
Publicación: 8 de Noviembre de 2012
Género: Realista, romántica adulta, erótica
Sinopsis: Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato.
Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes…
Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.

RESUMEN
Judith Flores es una joven secretaria que vive en Madrid con la única compañía de su gato Curro. De vez en cuando recibe las visitas de su hermana Raquel, quien es un poquito pesada, y así puede disfrutar de su sobrina Luz, a la que adora.

Por desgracia, su trabajo ocupa la mayor parte de su tiempo, ya que su jefa la explota sin pudor sin saber que Judith sabe de su lío con uno de sus compañeros de trabajo…

Pero a Judith no le conviene decir nada. Necesita ese trabajo, así que debe aguantar, y además ella misma va a verse envuelta en un verdadero lío cuando Eric Zimmerman, el nuevo jefazo, manifieste un verdadero interés por ella…

Así, sintiéndose presionada pero disfrutando al mismo tiempo, Judith va cediendo a los caprichos de Eric, hasta que se ve tan sumida y atrapada por él que, cuando quiere escapar, le es imposible…

MI OPINIÓN
Cuando empecé a leer este libro, creía que sabía lo que me iba a encontrar, pero estaba equivocada. Lo que esperaba, como es obvio, era una relación entre dos adultos basada en el sexo que, quizá, poco a poco iba evolucionando hasta convertirse en algo más.
Pero lo que me he encontrado ha sido una relación amo-sumisa que he detestado… Y yo que evitaba las 50 sombras de Grey precisamente porque odio eso de “amo-sumisa”… -.-”

Personajes. Judith Flores, la protagonista, me ha parecido una mujer contradictoria. Por un lado es muy guerrera, independiente y descarada, casi como todas las protagonistas creadas por Megan Maxwell. Pero por otro, se somete por completo a Eric, le concede absolutamente todos sus caprichos y ni siquiera se queja cuando él le exige hacer algo que ella jamás se había planteado hacer. Prácticamente se convierte en la marioneta de Eric, y por eso no he podido soportarla; más de una vez, en mi opinión, debería haberlo mandado bien lejos y seguir su camino ella solita.

Y a Eric lo ODIO. Con todas las letras. Desde que apareció, con esos aires de superioridad, enfadándose si la gente no hacía lo que él ordenaba y obteniéndolo todo casi por la fuerza y a base de anular a las personas… Es que, en serio, para mí la gente así no debería existir. ¿Quiénes se creen que son para convertirse en los amos y señores del mundo y manejar a las personas a su antojo? ¬¬”

Así pues, tenemos a una mujer peleona que, sin embargo, cede a todos los caprichos de su jefe, y a un hombre acostumbrado a conseguir absolutamente todo lo que desea sin importarle lo que opinen las demás personas implicadas. Dos personajes que me han parecido odiosos y cuyas acciones son sin duda más que reprobables…

Para colmo, tampoco he soportado a los secundarios. Por ejemplo, la hermana de Judith es repelente y actúa como una niña pequeña, como si fuera ella, y no su hija Luz, la que tuviera cinco añitos. El padre de Judith (que, casualmente, es de mi misma ciudad) es prácticamente el único personaje que me ha caído bien.

SPOILER: A ver, la relación de Judith y Eric me ha parecido de lo más extraño e inverosímil que he leído jamás. Para empezar, desde el principio dejan claro que lo suyo es sólo sexo, de modo que ninguno de los dos tiene derecho a sentir celos si el otro decide acostarse con otra persona. Sin embargo, Judith se pone celosísima de Amanda, mientras que Eric casi quiere matar a Fernando.
Y a pesar de todos los cabreos de él, de que él se enfade en numerosas ocasiones por completas estupideces (o simplemente porque es ella quien logra salirse con la suya, y no él), al final siempre es Judith quien debe doblar la rodilla y cargar con toda la culpa, pese a que él es el primero que pretende dominarla sin siquiera pedirle su opinión. FIN SPOILER.

En fin, supongo que así son las relaciones amo-sumisa de este tipo de novelas, pero ahora tengo claro que estos libros no están hechos para mí. En todo caso acabaré esta saga, porque me han regalado el segundo libro, y listos.

Escritura. La verdad es que en este aspecto tengo que aplaudirle a Megan. En los demás libros que he leído de ella, me he encontrado expresiones y palabras constantemente repetidas y una narración que podría estar bastante más cuidada. Sin embargo, en Pídeme lo que quieras, quizá porque la narradora es la propia Judith, el estilo está mucho más cuidado y ade,ás creo recordar que no hay apenas faltas de ortografía.

Edición. La portada es bonita, pero por desgracia me parece demasiado parecida a todas esas novelas eróticas que inundan ahora las librerías y que, al menos en apariencia, son prácticamente idénticas. Muy comercial, en mi opinión.

Historia. Como ya os imaginaréis, la historia no me ha parecido en absoluto original, y eso que es la primera novela puramente erótica que leo; siempre he preferido la romántica adulta y creo que seguiré así. En realidad pienso que la novela erótica es incluso peor, porque, aunque parezca que está más trabajada para ofrecer escenas de sexo diferentes (que se salen de lo común, por decirlo así; y en ese aspecto sí que hay que reconocerle el mérito a la autora), luego las novelas románticas tienen un contexto más amplio, una trama más trabajada… O al menos así me lo parece a mí.

Ojo: no digo que Pídeme lo que quieras no esté currada. Sí que lo está. Hay escenas de sexo que se salen de lo común, de lo que se calificaría como una relacisón sexual “normal”, y creedme que hay que tener la mente muy abierta para aceptar ciertas escenas y asimilarlas como algo normal. Y yo precisamente no me considero una persona cerrada de mente, pero sí que es verdad que cuesta ver esas escenas como algo normal…

SPOILER: Un detalle que sí que me pareció estúpido de la relación de Eric y Judith es el tema de los besos. Es decir: en lo referente al sexo, él se puede follar (así lo dicen en el libro y a mí me sigue sonando vulgar aunque ellos lo vean normal, pero bueno) a otra mujer mientras Judith los mira, pero en lo que respecta a los besos, sólo Judith puede besarlo. E igual al revés: Eric ofrece a Judith a otros hombres para que se la follen (en serio, me suena totalmente despectivo y denigrante; a los personajes no), pero tampoco pueden besarla en los labios; sólo Eric puede. En fin, no sé. ¿Pueden tener sexo, pero no besarse? ¿Soy la única que ve esto un poco estúpido? :/ FIN SPOILER.

¿Lo mejor? El estilo narrativo.
¿Lo peor? Prácticamente todo lo demás…

¿Lo recomiendo? Lo siento, pero va a ser que no. Yo hice un esfuerzo por acabarlo porque era un regalo, y leeré el segundo libro por el mismo motivo, pero… No, no lo recomiendo.

Anuncios

4 responses to “Pídeme lo que quieras, Megan Maxwell

  1. Alejandra Rivera dice:

    Yo estoy de acuerdo contigo, me gustan los libros de amor, pero que no se pasen del límite, pero para mí es denigrante ofrecerla, es algo que no acepto. Dicen que hay que ser de mente abierta, pero yo para poder leer ese libro me tuve que saltar todas esas escenas porque no son de mi agrado. Estoy muy de acuerdo con tu comentario

  2. silenzahra dice:

    Sí, es que hay ciertos límites. Está bien que cada cual haga lo que le dé la gana en el dormitorio, que para eso existe la intimidad, pero para mí sigue habiendo cosas que me parecen un tanto excesivas, al menos para publicarlas en un libro como si fuesen algo común, normal y que todo el mundo debería hacer. No me parece bien, sinceramente, pero, como digo, allá cada cual con su vida privada.
    Un saludo y gracias por comentar 🙂

  3. deomises dice:

    Buenas,

    me cuelo aquí desde anobii, de la que soy usuario también.

    He empezado en el campo de lo que llaman “lit chic” con Megan Maxwell, por evitar la soez 50 sombras… y sus otros dos títulos. Tengo los tres libros de la serie “Pídeme”, y hace cuatro días que acabé el primero de los tres (seis meses de letura compaginada con muchos otros libros, sinceramente, porque lo tomé como “divertimento”). El segundo lo dejaré para unas semanas después, que no quiero empezar con la prepotencia de Eric de nuevo, si no, me hartará definitivamente. Tu reseña me parece muy fiel a lo que se puede leer en Pídeme I; también coincido en inverosimilitudes y estupideces que remarcas en tu texto. Me gusta también la forma de narrar esata historia por parte de Maxwell, aunque muchas veces hay expresiones que parecen muletillas, repitiéndose…

    Ya te contaré, si sobrevivo al II y al III… palabra.

    d.

    • silenzahra dice:

      Hola,
      muchas gracias por pasarte a dejar tu opinión 🙂 Esta saga ya está reseñada al completo en este blog, de modo que, cuando leas los dos siguientes libros (sobrevivirás; si yo lo hice, tú también 😛 ), podrías contarme también tu experiencia con ellos 🙂 Yo también necesité dejar algún tiempo de distancia entre libro y libro, ya que Judith y Eric me parecían absolutamente estúpidos y me repateaba que el estilo fuese tan tremendamente coloquial y repetitivo. Pero conseguí acabarla y con ello me reafirmé en mi decisión de no leer más libros de esta escritora. No son para mí.
      Un saludo y gracias una vez más 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: