El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

Del material del que están hechos los sueños, Elizabeth Eulberg

en 2 octubre, 2014

¡Hola a todos!
De nuevo os traigo la reseña de una novela que me enganchó tantísimo, que me la leí en un solo día.

portada-material-estan-hechos-suenos

Título: Del material del que están hechos los sueños
Autora: Elizabeth Eulberg
¿Saga? Libro independiente.
Editorial: Alfaguara
ISBN: 9786071123190
Número de páginas: 312
Publicación: 1 de Febrero de 2013
Género: Realista, juvenil
Sinopsis: Es el último año en el Instituto de Artes Creativas y Escénicas de Nueva York para el grupo de amigos de Emme. Después de tres años de trabajo arduo y audiciones constantes, están a punto de alcanzar sus metas. Sophie confía en ser una aclamada cantante, Carter se está convirtiendo en un actor exitoso y Ethan y Emme poseen un don especial para la composición.
Pero a veces, el amor, la amistad y la ilusión avanzan por caminos distintos, y es entonces cuando te toca elegir… ¿Serías capaz de abandonar a tu mejor amigo en el momento más importante de su carrera? Y, sobre todo, ¿arriesgarías su amistad por ganar su amor?

RESUMEN
Emme, Ethan, Sophie y Carter se encuentran en el último curso del Centro de Artes Escénicas y será ahora cuando decidan sus respectivos futuros. Sophie lo tiene muy claro: quiere llegar a ser una gran superestrella y está dispuesta a conseguirlo sin importar a quién se tenga que llevar por delante en su camino a la fama. Incluso si eso supone pisotear también a Emme, su amiga de la infancia.

Emme y Sophie siempre han sido amigas. La primera siempre ha compuesto unas canciones preciosas para que la segunda las cantara, por lo que siempre han formado el tándem perfecto. No obstante, Emme es consciente de que algo ha cambiado entre ellas desde que empezaron a estudiar música; en concreto, Sophie solamente recurre a ella cuando necesita pedirle un favor.

Emme ya tiene un grupo de música formado desde que entró en primer curso, y su amistad con sus componentes, Jack, Ethan y Ben, ha ido creciendo hasta convertirse en una amistad de verdad, de las duraderas. Precisamente por eso, los tres chicos no pueden evitar advertir a Emme acerca del comportamiento tan interesado de Sophie, pero la chica parece tolerarlo sin objeción.

Por último tenemos a Carter, una superestrella del cine y la televisión que, sin embargo, no está nada contento con sus logros. Se siente presionado por todos los que le rodean para seguir adelante con su carrera, pero, en realidad, lo que a él le gusta es pintar. Será después de una desastrosa relación con Sophie y de más de una interesante charla con Emme cuando Carter empiece a darse cuenta de que debe luchar por lo que quiere de verdad.

MI OPINIÓN
Como he comentado, me bebí este libro en un solo día. En concreto, fue el uno de septiembre. Al levantarme, empecé a leer y ya apenas pude hacer las típicas pausas para comer y tal, pues moría de ganas por saber qué más sucedía y cómo acababa todo. Si no recuerdo mal, me pasó lo mismo con otra novela de la autora, El club de los corazones solitarios (que a ver si la releo, dicho sea de paso).

Personajes. Esta es una obra coral, con cuatro personajes principales que se reparten la narración en primera persona: Carter, Sophie, Ethan y Emme. Sin embargo, a medida que avanza la historia, vamos viendo que es esta última, Emme, quien lleva la voz cantante. Se convierte en la protagonista completa, pues en ella convergen todas las tramas, incluyendo las relativas a los otros res personajes.

El primero que la autora nos presenta es Carter, un chico que, desde bien pequeño, se convirtió en una estrella del cine y la televisión, pero cuya carrera ahora parece estancada. Él siente que su madre lo presionó demasiado para fuese actor en lugar de estudiar, por lo que teme tratar de ponerle freno a todo lo que le está sucediendo. No obstante, quizás las cosas no sean exactamente como él las ve.
Carter puede parecer al principio un chico inseguro, pero debido a la sensación de que su vida ha sido una mentira, descubrimos que en realidad está bastante seguro de lo que quiere y está dispuesto a aceptar las consecuencias de sus actos.

Por otro lado tenemos a Sophie, quien, en mi opinión, es la, digamos, “villana” de esta historia, a la vez que el personaje más logrado y realista. Sophie es una chica ambiciosa y egoísta que está dispuesta a hacer lo que sea necesario por tal de alcanzar el reconocimiento que cree merecer. Se cree muy especial, muy importante, y piensa que todos a su alrededor trabajan para ponerle trabas en su camino al ascenso, además de una panda de inútiles y resentidos. Para ella, la ayuda de Emme es fundamental, pues ella es quien sabe componer buenas canciones; canciones que Sophie canta después, ya que Emme no se atreve.
Cuando digo que Sophie me ha parecido realista, me refiero al hecho de dejarse llevar por la ambición sin importarle perder amistades por el camino, además de que es un poco paranoica al creer que todo el mundo está en su contra y pretende impedirle ser famosa. En ese sentido, la autora ha sabido transmitir a la perfección el punto de vista de una persona que se cree una víctima cuando en realidad es un verdugo.

Y llegamos así a Ethan y Emme. Los dos son amigos desde primer curso y forman, junto con Jack y Ben, un grupo de música adolescente que funciona a la perfección gracias al trabajo en equipo. Excepto, claro está, cuando a Ethan se le cruzan los cables y le da por beber… Él es compositor y vocalista además de músico, pero también es un chico lleno de inseguridades que está segurísimo de estropear todo lo que toca. Ya le pasó tiempo atrás y ahora, con Emme, siente que la historia se repite, pero no quiere que sea así por nada del mundo.
Al lector no le resulta muy complicado adivinar el principal motivo por el que Ethan a veces pierde el norte. Él y Emme son amigos, muy buenos amigos, pero siente que no puede soportar ver cómo ella se deja manipular y mangonear por Sophie; además de que se le hace muy duro verla hacer su vida sin él. Ethan es un poco como el perro del hortelano: no come, pero tampoco deja comer.

Por último tenemos a Emme, quien, como digo, es en mi opinión la completa protagonista de esta historia. Ella es quien hace ver a Carter que sólo él tiene el poder para cambiar su vida y encauzarla como a él más le guste. Ella es quien ayuda a Sophie a ensayar y le compone canciones, aunque no disponga de demasiado tiempo debido a los ensayos de su grupo. Ella es la mejor amiga de Ethan, quien lo ayuda en sus peores momentos y le hace poner los pies sobre la tierra y pensar en el bien del grupo.
Ella es, pues, quien da consejos a todos y ayuda a los demás desinteresadamente, pero, en cambio, no es capaz de seguir los consejos de los demás ni dejarse ayudar.

Como protagonista, Emme me ha gustado, pero no se puede negar que es de esas personas que, de tan buenas, son tontas. Se da perfecta cuenta de que Sophie se aprovecha de ella y de su talento, pero, por respeto a la amistad que tuvieron años atrás, lo tolera y nunca le reprocha nada a su amiga. Por tanto, suelen ser Ethan, Ben y Jack quienes muestran su claro desprecio hacia Sophie y, además, tratan de abrirle los ojos a Emme. Pero ella, simplemente, pasa del tema y continúa adelante, con sus estudios y con sus planes de futuro.

Emme es uno de esos personajes que ignoran el enorme potencial que tienen y, por tanto, lo desaprovechan. Emme, en concreto, es como un diamante en bruto. Lo mismo toca el piano que la guitarra y compone canciones como el que se prepara un bocadillo: con rapidez y facilidad, pero con eficacia (aunque quizás el ejemplo del bocadillo no sea el más adecuado XD). No obstante, Emme es también insegura y demasiado vergonzosa, tanto que jamás se atrevería a cantar sus propias canciones; motivo por el cual es Sophie quien las canta.
Así pues, Emme es un personaje realista y lleno de fuerza que debe aprender a superar sus miedos y a decir que no. Es, en mi opinión, el personaje que más evoluciona de toda la novela, más incluso que Carter.

Sé que ya me he extendido mucho hablando de los personajes, pero no podía dejar pasar la ocasión sin mencionar a Jack, el batería del grupo de Emme. Es el personaje con el que más carcajadas he soltado en muuucho tiempo.

Escritura. No sé qué tienen las letras de esta autora que enganchan. Ya os digo, yo era prácticamente incapaz de dejar de leer por tantas ansias como tenía de descubrir qué más les iba sucediendo a todos y cómo iban a cerrarse todos los hilos. El estilo de Elizabeth Eulberg es sencillo, directo, fresco, sin florituras y con un ritmo muy ágil que atrapa por completo al lector. Una maravilla.

Edición. La verdad es que me encanta la portada de esta novela, así como el título, aunque no se corresponda con el título original (Take a bow, algo así como Saluda al público, si no me equivoco); pese a ello, el título en español me gusta, ya que la novela trata principalmente de la consecución de los sueños. Por otro lado, me ha gustado la edición interior de la novela, la cual está estructurada de una forma muy curiosa: Cásting, Último curso y Graduación. La primera y la última partes son muy breves, introduciendo o despidiendo a los personajes, mientras que todo el grueso de la historia, sin división en capítulos ni , se encuentra dentro de la segunda parte, Último curso. Al principio pensé que esto haría la novela más pesada, pero qué va. De hecho, ahora pienso que no podría haber funcionado mejor con una estructura diferente.

Historia. Como he comentado, la trama principal de esta novela gira en torno a la consecución de los sueños y metas personales de cada uno. Vemos cómo Carter no está contento con su carrera de actor, cómo Sophie lucha contra viento y marea para llegar a ser una cantante de éxito, cómo Emme compone música y practica cada día para llegar a entrar en una prestigiosa escuela de música. Todos persiguen sus sueños, algunos de manera consciente, otros aún ciegos ante sus propias aspiraciones.

Y sí, Ethan también aspira a cumplir un sueño, pero el suyo no está directamente relacionado con la música; de hecho, su sueño, su deseo, es el único toque romántico que vemos en toda la novela. Y quizás esta es la única pega que le pueda sacar al libro, ya que me ha parecido un romance un tanto forzado, como metido con calzador. Pero también sirve al propósito de la autora al escribir esta historia sobre la lucha por alcanzar un sueño, así que se le puede perdonar.
En fin, no se nota que me ha encantado esta novela, ¿no? 😛

¿Lo mejor? La evolución de Emme. Aunque me ha costado decidirme. Creo que hay pocas cosas en este libro que no me encanten.
¿Lo peor? No lo calificaría como “peor”, pero pienso que la parte del romance fue muy rápida y forzada, como si la autora quisiese introducirlo sí o sí sin importar que no llegara a encajar del todo bien. Quizás le habrían hecho falta más páginas para desarrollarlo mejor.

¿Lo recomiendo? De cabeza. Es una historia que enseña mucho, sobre el mundo, sobre nosotros mismos, sobre la importancia de vivir tu vida y no la que otros decidan por ti; sobre la importancia de vencer tus miedos para alcanzar tus sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: