El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

Frío, Laurie Halse Anderson

en 16 octubre, 2014

¡Hola a todos!
Hoy traigo la reseña de un libro que leí no hace mucho y que me dejó resaca literaria 😛

Frio-ROCA-062010

Título: Frío
Autora: Laurie Halse Anderson
¿Saga? Libro independiente.
Editorial: Roca
ISBN: 9788499181370
Número de páginas: 237
Publicación: 2010
Género: Realista, juvenil
Sinopsis: No debo comer. No debo comer. No debo comer.
Esta es la frase que Lía se repite constantemente. En su vida sólo hay sitio para contar las calorías, y para hacer ejercicio cuando la han obligado a ingerir una cantidad de alimentos que ella considera excesiva. Siempre. Pero ahora su amiga Cassie, con quien llegó al terrible pacto de convertirse en la más delgada del instituto, ha muerto y la persigue en sus sueños porque se la quiere llevar con ella, no quiere estar sola al otro lado. 
Lía tiene una oportunidad: puede aceptar la ayuda de aquellos que se la ofrecen, sus padres, su hermana pequeña; puede aceptar el consejo de los médicos; pero no será hasta que haya tocado fondo que pueda recobrar la ilusión por una vida que se le escapa de las manos.

RESUMEN
Cassie ha muerto. La han encontrado sola en un motel y Lia se pregunta si ella podría haberlo evitado. Aquella noche, antes de morir, Cassie la llamó, pero Lia tenía sus motivos para no responderle. Y ahora, sin embargo, se arrepiente de no haber cogido el teléfono.

Pero la muerte de Cassie no es el final de todo. Ahora, en su día a día, Lia tiene que soportar encontrársela, especialmente en su habitación cuando intenta dormir. Lia no comprende qué es lo que quiere el fantasma de su amiga; ella ya tiene bastante con evitar comer cada día para seguir siendo la chica más delgada del instituto.

Sin embargo, parece que Cassie está ahí precisamente por eso: por un pacto que hicieron cuando eran niñas, en el que juraban convertirse en las dos chicas más delgadas del instituto. Cassie lo consiguió, sí, pero tuvo que pagar un precio muy alto.

Y Lia lo ha logrado también, pero… ¿tendrá que pagar el mismo precio que su amiga?

MI OPINIÓN
Esta es la segunda novela que leo en que el tema principal es la anorexia. La primera fue Corazón de mariposa y no me pareció que estuviese bien hecho, pero FríoFrío sí que lo refleja bien.

Personajes. La protagonista, Lia, es una chica solitaria obsesionada con no comer, que adora a su hermana pequeña y que jamás ha conseguido entenderse con su madre. Vive con su padre, su madrastra y su hermanastra desde que salió del hospital, donde la internaron después de que se quedara demasiado delgada, y su madrastra, Jennifer, controla semanalmente que se mantenga en su peso.

Pero Lia ha aprendido a engañar a todos y a continuar quedándose más y más delgada pese a la vigilancia a la que la someten. Está en los huesos, pero ella todavía se ve gorda y quiere seguir adelgazando, hasta ser etérea y ligera, hasta eliminar todo rastro de grasa de su cuerpo. Está cumpliendo el pacto que hizo con Cassie y rechazando toda la ayuda que le ofrecen los demás: su madre, su padre, su madrastra, incluso su hermanastra de nueve años. Pero Lia los rechaza a todos.

Lia es una gran protagonista. Es inteligente, astuta, testaruda y también muy reservada. Se encierra en sí misma, en su enfermedad, y no se ve capaz de cambiar, ni siquiera por todos aquellos que pretenden ayudarla. A través de ella vemos cómo afecta realmente la anorexia a una persona, hasta el punto de casi matarse a sí misma en su afán por perder más y más kilos, y lo hace sin remordimiento alguno, sólo pensando en sí misma y no en el sufrimiento que causará a los demás.

Pero Lia tiene dos padres que, aunque ella vea lo contrario, se preocupan por ella. Su padre le da un voto de confianza, la acoge en su casa, la cree cuando ella le dice que está comiendo; realmente confía en ella y en que se está recuperando. La madre, por otra parte, es una prestigiosa doctora que, sin embargo, no sabe cómo manejar a su hija enferma de anorexia, y esconde su dolor y su preocupación bajo una máscara de rectitud y perfección. Está acostumbrada a mandar y ser obedecida, motivo por el cual Lia no la soporta y, tras su estancia en el hospital, decide no seguir viviendo con ella. Pero su madre, sencillamente, está preocupada por ella y busca soluciones a su problema.

Lia, no obstante, prefiere vivir con su madrastra, Jennifer, y su hermanastra, Emma, a la que adora como si se hubiesen criado juntas. Jennifer, al igual que el padre de Lia, trata de confiar en ella, vigila que no baje de peso y la cuida como si fuera su hija. Emma adora a su hermanastra mayor, a la que está muy unida, y está encantada de que viva con ellos.

Pero la persona verdaderamente importante aquí es Cassie, quien fuera amiga de la infancia de Lia y junto a la que ésta creció. Lia y Cassie tuvieron algunos problemas en la adolescencia, pues la segunda era un tanto, ejem, convenida (las cosas como son) y Lia se lo perdonaba todo sin necesidad de que Cassie pidiera perdón. Vamos, que era una amistad sólida y frágil a un mismo tiempo, aunque yo pienso que la culpa de esto último era de Cassie, que era la que dejaba de hablarle a Lia por una tontería y, al poco tiempo, volvía a buscarla y tan amigas, como si no hubiese pasado nada. Y Lia ni preguntaba, ni intentaba hablar las cosas, ni nada. Y eso me ponía enferma no, lo siguiente. Menuda jeta que tenía la colega Cassie ¬¬”

Y la sigue teniendo después de muerta. Cassie se le aparece a Lia por todas partes, provocándole unas horribles alucinaciones y gritándole que está como una foca cuando, en realidad, la chica es todo hueso. Pero eso es precisamente lo que Cassie pretende: que Lia siga adelgazando, que se siga matando, para que se reúna pronto con ella en ese mundo más allá de la muerte. Cassie pidió ayuda a Lia antes de morir y ésta no respondió, por lo que pretende hacérselo pagar llevándosela con ella al otro lado. Vamos, una joyita de amiga, tanto viva como muerta.

Pero este libro gira en torno a su amistad y, más en concreto, al juramento que hicieron de pequeñas para ser las chicas más delgadas del instituto. Al poco de haberse conocido siendo niñas, Lia descubrió que Cassie se daba atracones de comida y luego los vomitaba porque no quería estar gorda. Y así siguió durante su adolescencia, hasta que su cuerpo dijo basta. El problema fue que arrastró consigo a Lia, quien, para evitar vomitar, decidió que, directamente, no comería.
Vamos, que fue por culpa de Cassie que Lia acabó enferma. Y no contenta con ello, después de una amistad un tanto turbulenta, ahora quiere que Lia se mate. Premio a la amiga del año para Cassie.

Por último, un personaje clave para la resolución de la trama es Elijah, el chico que descubrió el cadáver de Cassie en el motel. Pero él es muy secundario, por lo que mejor no os cuento nada de él para que lo conozcáis vosotros mismos.

Escritura. El estilo de Laurie Halse Anderson es sencillo y directo, de forma que las páginas vuelan entre tus manos. Sus palabras enganchan de tal forma que, al acabar la novela, te quedas con eso que se conoce como “resaca literaria”: ganas de saber qué sucede después del final, de averiguar más detalles sobre los personajes, de que hubiera una segunda parte.

Edición. Me encanta la portada de la novela, me gusta cómo han traducido el título (Wintergirls) por Frío, ya que resume en una sola palabra lo que obtienen Lia y Cassie al adelgazar tanto; y también me gusta cómo han cuidado el interior de la novela. De hecho, hay una parte, casi al final, en el que nos encontramos con dos páginas en blanco, y no se trata de un error de imprenta, sino de algo que la trama necesitaba para reflejar lo que le pasaba a Lia en ese mismo momento. Así que un enorme “GRACIAS” a la editorial por una novela tan bien cuidada.

Historia. Como ya he ido explicando, la trama de esta novela gira en torno a la muerte de Cassie, una chica bulímica, y sus apariciones a Lia, su mejor amiga en vida y enferma de anorexia. Más en concreto, cómo Lia afronta al mismo tiempo varios frentes: la muerte de su amiga, las alucionaciones que sufre por culpa de ésta y de la anorexia, la convivencia con sus dos familias, los problemas con sus padres y, especialmente, cómo no es capaz de superar su enfermedad.
Más de una vez, la autora da a entender que, si sigue sin comer y medicándose de la forma en que lo hace, Lia acabará, efectivamente, haciendo compañía a Cassie en el más allá. Y eso es lo que Lia quiere evitar, pero no puede. No puede porque está enferma, porque ni siquiera tiene intención de curarse, sino de seguir adelgazando más y más y rechazando la ayuda y el apoyo de quienes le rodean. Está ciega y Cassie no hace sino incrementar esa ceguera.

¿Lo mejor? La forma en que está tratado el tema de la anorexia.
¿Lo peor? Cassie. Mal bicho.

¿Lo recomiendo? Sí. Creo que es una de esas escasísimas novelas juveniles que realmente tienen calidad y merecen la pena por lo mucho que enseñan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: