El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

Crimen se escribe con A, Irene Ferb

en 2 febrero, 2015

¡Hola a todos!
Vengo con la primera reseña del mes de febrero, la de un libro que se publica justamente hoy y que tuve el placer de leer la semana pasada gracias al preorder de la editorial Kiwi, que es la que lo publica.

9788494321450

Título: Crimen se escribe con A
Autora: Irene Ferb
¿Saga?
 Libro independiente.
Editorial: Kiwi
ISBN: 978-84-943214-5-0
Número de páginas: 364
Publicación: 2 de Febrero de 2015
Género: Realista, misterio, romántica adulta, humor
Sinopsis: Un nuevo caso cae en manos de la inspectora de homicidios Aridane: el extraño asesinato de una joven llamada Rebeca.
Tres sospechosos. Tres hombres que se citaron con Rebeca mediante Wonderful Love, una agencia de contactos de alto standing.
Tres citas. De incógnito, Aridane se citará con ellos y deberá estudiar todos sus gestos, sus palabras y sus vidas en busca de pistas que hagan avanzar la investigación. 
Tres coartadas sólidas, pero uno de ellos tendrá que dar con sus huesos en la cárcel. Nuestra chica no dudará en hacer «lo que sea necesario» para descubrirle.
Su vida se complicará con cada cita y no será nada fácil señalar al asesino. Unas veces parecerá que nadie es culpable, otras veces lo parecerán los tres. 
En una disparatada semana de infarto, tensión, pasión, dudas y mentiras, Aridane tendrá que apartar sus emociones y ser capaz de cerrar el caso.

RESUMEN
Aridane Cuéllar es una inspectora de homicidios que debe resolver el asesinato de Rebeca Sanz, una joven de treinta años que vivía sola y que ha aparecido muerta en su casa, víctima de dos disparos. Investigando, Aridane descubre que Rebeca se había citado con tres hombres a través de una agencia de contactos y que, justo antes de morir, la víctima había tratado de escribir el nombre de su asesino, del cual sólo puede distinguirse una A.
Por tanto, dado que Rebeca apenas tenía amigos y había perdido a su familia, la inspectora llega a la conclusión de que uno de esos tres hombres, Arturo Arthur, Álvaro o Adrián, debe ser el asesino.

Sin embargo, en lugar de seguir el procedimiento habitual para interrogar a los sospechosos, Aridane opta por andarse con pies de plomo y citarse con los tres, como hizo la víctima, para tratar de dilucidar, poco a poco, si alguno de ellos tenía motivos para matar a Rebeca. Es así como empieza a conocerlos y se lleva una buena impresión de los tres. Arthur es un empresario que, quizá, deja muy a las claras que sólo busca sexo, mientras que Álvaro, un chico enclenque experto en informática, despeja cualquier sospecha que la inspectora pudiera tener acerca de él.

Es Adrián, el tercero, al que Aridane había prejuzgado por ser un “niño rico”, el que más la impacta y casi le hace olvidarse de la investigación. Adrián no sólo es buena persona, en contra de lo que ella había pensado, sino que parece mostrar un claro y sincero interés en Aridane…, además de ser el sospechoso al que todas las pruebas apuntan.

Por suerte, Aridane no está sola en esto. Afortunadamente tiene a Rubén, su inseparable y protector compañero; a Cris, su hermana mayor, que está atravesando una crisis con su marido; a su padre, que, inesperadamente, ha comenzado a salir con una “chica” llamada Karina; e incluso a Nacho, quien fuera el mejor amigo de la difunta Rebeca.

Así, entre la investigación, los líos familiares y la irrefrenable pasión que comienza a sentir por Adrián, Aridane tendrá que salir adelante ayudando a su familia y descubriendo al asesino de Rebeca.

MI OPINIÓN
Este libro me llamó la atención desde el momento en que supe que se iba a publicar. Me pareció que pintaba original y un tanto diferente a las novelas de romántica adulta que nos solemos encontrar últimamente en las librerías. Sin duda, lo que me ganó fue esa portada, ese título, esa sinopsis, prometiendo risas y misterio además de amor y mucha pasión. Y no me ha decepcionado; me alegro muchísimo de haberlo comprado en el preorder, cosa que no había podido hacer desde hacía ya mucho tiempo.

Personajes. La protagonista es Aridane, una inspectora de treinta años que vive sola y está volcada en su trabajo. He de decir que, en ocasiones, Aridane me pareció muy torpe, casi tanto como las protagonistas femeninas de muchas de esas novelas románticas tan conocidas que he mencionado, pero por suerte, sabe recomponerse rápido. No en vano es inspectora de homicidios.

Aridane es una chica, como decimos en mi tierra, muy “echá p’alante“: lanzada, impulsiva, no se corta un pelo a la hora de decir lo que piensa, tiene buenos reflejos y sabe defenderse solita y valerse por sí misma. Una personalidad fuerte y bien construida, cosa que se agradece, aderezada con un agudo sentido del humor y con un fuerte sentido del deber. Aridane, en cierto sentido, no puede evitar sentirse identificada con Rebeca, por lo que no piensa detenerse hasta que atrape al asesino.
Incluso aunque el culpable pueda ser Adrián…

Adrián Cervigón, el tercer sospechoso del asesinato, es un hombre rico, procedente de una familia acomodada que huye de los escándalos, y esto hace que, antes de conocerle, Aridane lo prejuzgue. Pero ella pronto podrá conocerlo como realmente es: un hombre atento, caballeroso, educado, divertido, atractivo y, lo más importante, interesado en ella. Aridane no puede olvidar que es sospechoso de asesinato, pero es que Adrián consigue hacerle perder la cabeza.
Y he de decir que no es para menos. ¡Si hasta a mí me gustó! Y eso que suelo ser muy exigente en lo que respecta a los hombres en la literatura romántica actual xD (no por nada, sino porque la mayoría parecen ser clones de Christian Grey, el cual no es santo de mi devoción precisamente, so… Por suerte, Adrián no es así, sino todo lo contrario, así que ¡gracias, Irene Ferb, por haberle creado!).

En cuanto al resto de personajes, no son pocos los que acompañan a Aridane en su investigación. Para empezar tenemos a Rubén, su compañero, divertido y extremadamente protector con ella, por lo que no es difícil adivinar que está enamorado de ella. También está Cris, la hermana de Aridane, que tiene cuatro hijos, dos suegros que se han acoplado en su casa y un marido que, aprovechando los viajes de negocios, se escaquea siempre de todo lo concerniente a la casa, por lo que Cris tiene que hacerse cargo de todo ella sola. Menos cuando está Ari, claro, que siempre ayuda con sus sobrinos y escucha a su hermana cuando ésta no puede más.

He de decir que Cris me encantó, la verdad, y también sus niños, en especial Simón y Nerea. Y no nos olvidemos de Antonio y Karina, el padre y la “madrastra” de Cris y Ari, respectivamente, que también acabarán por meterlas en más de un lío… Por otro lado, me ha encantado que hubiera capítulos en los que fuéramos conociendo a Rebeca en los meses anteriores a su muerte, gracias a lo cual también podemos conocer a Nacho, su íntimo amigo, que, en el presente, no atina con el nombre de la inspectora.

Yo al principio tampoco atinaba, la verdad. Lo cierto es que, la primera vez que lo vi escrito, pensé que se trataba de un error y que el nombre de la protagonista era Ariadne, pero no. La propia Aridane cuenta la historia de cómo recibió un nombre tan original, aunque la verdad, hay una cosa respecto a su apellido que no han corregido… La primera vez que se nos dice su apellido, la llaman inspectora Castro, pero más adelante, ya todos la llaman inspectora Cuéllar. Y esto, aunque parezca una tontería, no lo es, porque puede confundir al lector y hacerle creer que no ha leído bien, o pensar que hablan de otro personaje… Es muy lioso y pienso que deberían haberlo mirado con lupa en la corrección.

Por último, un detalle curioso y muy personal: prácticamente todos los nombres de los personajes de este libro pertenecen a personas que conozco, reales o ficticias. Por ejemplo, Nacho, Rubén, Adrián… Álvaro, cómo no, es el nombre de uno de los personajes de mi novela Magia Medieval; Rebeca es como he bautizado a la protagonista de una novela que tengo en mente escribir pronto; Enrique, Antonio, Javier, Lola… No podía evitar acordarme de la serie La que se avecina al ir leyendo sus nombres y conociéndolos a todos. Casualidades de la vida xD

Escritura. Este es, en mi opinión, el punto más flaco de la novela. No porque no me guste el estilo de la autora, no porque no enganche, no porque confunda… Básicamente se debe a la puntuación, pues hay comas y tildes donde no debería haberlas o bien faltan donde sí debería haberlas. Además del hecho de que, cuando la autora necesita explicar o describir algo, lo suelta todo en una parrafada, de forma que no te da tiempo ni a respirar a medida que recibes la información. Aparte, he de decir que había ocasiones en que me parecía que Aridane hablaba de una forma extremadamente vulgar, demasiado coloquial e informal para estar hablando del asesinato de una persona.

Edición. Como he dicho más arriba, me encanta la portada. Es uno de los detalles que me animó a comprar el libro, y es que me parece perfecta, muy adecuada para la historia llena de risas, pasión y misterio que se esconde entre sus páginas. A pesar de que, al igual que muchas novelas de romántica adulta, Crimen se escribe con A también cuenta con un fondo negro y un objeto en el centro que destaca, la de este libro me parece un tanto distinta. No sé, no es el simple fondo negro que vemos, por ejemplo, en la saga de Christian Grey, y el objeto, en este caso, no podía ser más adecuado, pues es un indicativo no sólo de la tensión sexual que encontramos en la novela, sino también de la profesión de la protagonista. Y la combinación de rosa y negro me parece perfecta, indicando el equilibrio entre romance y misterio.
Lo siento por mencionar continuamente otras novelas de romántica adulta, pero es que pienso que el género, en muchísimos detalles, está tan estancado (de forma que la mayoría de libros que encontramos son clones unos de otros), que se agradece encontrarse una historia romántica adulta que no es típica. Que se diferencia de las que suele haber en las librerías, que se aleja de los topicazos y les da una vuelta de tuerca. Que no cuenta solamente una historia de amor con sexo de por medio, sino que esconde más cosas. Eso es Crimen se escribe con A: amor, sí, y pasión, y sexo; pero también risas, amistad, un misterio por resolver y un final inesperado.

Historia. Llegados a este punto, creo que ya lo he descrito todo de esta novela que sólo me duró dos días xD No haría más que repetirme, así que me remito a lo que ya he contado acerca de los personajes, la trama, la portada y lo diferente que me ha parecido dentro del género. Lo que os garantizo, sin duda, es que con Aridane y Rubén no os van a faltar las risas, y también con Cris y con Nacho. Y cogeréis mucho cariño a los personajes, en especial a Adrián, a Rebeca y a los sobrinos de Ari. Y sin duda no os esperaréis el final. Y sospecharéis de todo el mundo. Y, un pequeño consejo: no perdáis de vista a la gata 😛

¿Lo mejor? La originalidad de la historia. Los personajes. El misterio.
¿Lo peor? Lo que he comentado acerca de la escritura.

¿Lo recomiendo? Si habéis leído hasta aquí, sabréis que esta pregunta se responde sola xD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: