El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

Opiniones Goodreads – Enero 2017

¡Hola a todos!
Llego un poco tarde, pero, al fin, aquí tenéis mis opiniones sobre los libros que he leído en el primer mes de este nuevo año.

Títeres de la magia, Iria G. Parente y Selene M. Pascual.
Donde surgen las sombras, David Lozano.
Sneaky Snow White, Anita Valle.
La corona, Kiera Cass.
Bajo el paraguas azul, Elena Martínez Blanco.
La dama y el dragón, Gema Bonnín.
Si el amor te dijo no, pregúntale otra vez, Silvia C. Carpallo.
Nosotros, los malos, Celia Corral.

¡He leído muchísimo! Me he sorprendido a mí misma, la verdad, porque últimamente estaba leyendo muy poquito, y ha sido empezar el año y dejarme llevar por lo que me apetecía leer en el momento y, ¡hala! Nueve libros en un mes. Récord xD

Y sí, he dicho nueve. En la lista sólo veis ocho, pero es que hay uno, llamado La despedida y escrito por Elisa Warren, que salió hace mil años y que llevaba otros mil en mi kindle, y me dio por leerlo este mes con eso de que era cortito y no me apetecía leer libros gordos / densos / whatever. El caso es que el libro ha desaparecido de goodreads y de Amazon, así que no idea (?) Pero en mi instagram subí una foto de todos los libros que he leído en enero, así que podéis ver ahí la portada. Sobre lo que opino sobre él… pues ojalá no me hubiera gastado dinero en él, básicamente xD

En cuanto al resto de libros, Títeres de la magia me temo que me decepcionó un poco, porque esperaba mínimo el mismo nivel que el de Sueños de piedra, pero para mí no ha sido así. A pesar de ello, lo que es gustarme, me ha gustado. Más o menos lo mismo me pasó con Sneaky Snow White, continuación de Sinful Cinderella, que leí en diciembre, pero, aunque no soporté a la dichosa Blancanieves, tengo muchas ganas de leer el siguiente libro, Rotten Rapunzel, que a ver cuándo se publica.

Y luego llegaron Bajo el paraguas azul y La dama y el dragón.
I mean… Guau. Al primero le hice reseña en este blog, la tenéis aquí, así que no me voy a extender sobre él, pero, en serio, guau. Y La dama y el dragón. Cómo me encantó ese libro. En goodreads he comentado unos cuantos fallos que le he visto, pero, aun así, me pareció una historia preciosa y pienso seguir leyendo libros de la autora.

Claro que también está La corona, que, mamma mía… Ojalá La Selección se hubiera quedado en tres libros, de verdad. No eran necesarios los dos últimos. Por suerte, para terminar el mes, leí la novela más reciente de Celia Corral, autora de Ontromus, y no pude reírme más. En goodreads tenéis mi opinión con detalle, claro, pero no puedo dejar pasar la ocasión de recomendar por aquí Nosotros, los malos. Desternillante es poco.

Creo que con esto que he dicho ha quedado bastante claro que mis peores lecturas han sido…

1

Y también que mis mejores lecturas han sido…

2

En fin. Nueve libros. Hacía tiempo que no leía tanto en un solo mes, y creo que ha sido, como he mencionado, por haberme dejado llevar simplemente por lo que me apetecía leer en el momento. En enero he estado en plan: termino un libro, me voy a la estantería y digo: “¿Qué me apetece leer ahora?” Y he tenido buen ojo. He sabido elegir, en su mayoría, aunque, claro está, tiene que haber lecturas malas. Por mucho que los libros que me gusten abunden y, además, me gusten muchísimo, supongo que es normal que siempre haya libros que me decepcionen. Es inevitable.

Ahora en febrero se me ha antojado leer una trilogía middle grade que leí cuando tenía unos doce años y me está encantando. Últimamente me estaba apeteciendo leer fantasía y, entre La dama y el dragón, Nosotros, los malos y, ahora, Magia vikinga, estoy en racha. Claro que todavía falta ver qué más voy a leer este mes, porque también se me están antojando historias realistas, de estas de instituto, como Mi plan D, que me encuentro leyendo right now, así que ya veremos qué es lo que se me antoja leer en febrero. Quizás, si me encuentro un libro que, como Bajo el paraguas azul, merezca una reseña, me veáis aparecer por aquí antes de que llegue marzo. Who knows.

Me despido ya, no sin antes dejaros mis redes sociales, como siempre:
-Twitter: @SilenZahra // @BlogsSanCG.
-Facebook: Página de autora.
-Instagram: SilenZahra.
-Goodreads: Sandra C. Gallegos.
-Pinterest: Sandra C. Gallegos.
-DeviantArt: SilenZahra.
-Wattpad: @SanCGallegos.
-Mi otro blog: Aprendiz de Escritora.
-Mi canal de youtube: Sandra C. Gallegos.
-Mi e-mail: sandra.cgallegos@gmail.com.
¡Nos leemos!

PD: No sé si alguno de vosotros me seguís en mi canal de youtube, pero quería avisar simplemente de que voy a estar unas semanas sin subir vídeo, porque tengo exámenes y ando bastante estresada con la vida actualmente, la verdad. De todas formas quiero grabar y subir un mini-vídeo al canal para que conste en acta, pero, por si acaso, os lo aviso por aquí también 🙂

Deja un comentario »

Bajo el paraguas azul, Elena Martínez Blanco

¡Hola a todos!

Sí, esto es lo que creéis que es: una reseña. Y tiene mérito que me ponga a escribir una reseña ahora, porque tengo encima un catarro gordo y tengo que parar cada dos palabras para sonarme la nariz.

Pero, mira por dónde, me he encontrado con una gran lectura, la primera gran lectura de 2017, de hecho, y creo que se merece un hueco especial en este blog.

30185441

Título: Bajo el paraguas azul
Autora: Elena Martínez Blanco
¿Saga? Libro autoconclusivo
Editorial: Nowevolution
ISBN: 978-84-943866-8-8
Precio: 15’90€
Páginas: 180
Publicación: 8 de septiembre de 2015
Género: Realista, juvenil
Sinopsis: ¿Sabes en cuánto tiempo se puede arruinar la vida de una persona? En dos segundos, lo que se tarda en compartir una foto por WhatsApp. Tú lo sabes, te han dado charlas sobre cyberbullying, a ti nunca te pasaría, ya estamos con los rollos de siempre ¿verdad? Eso es lo mismo que pensó Glauca. ¿Qué podía pasar si le mandaba una foto a su novio si se querían mucho? Lo que no sabía era que su novio se la pasaría a Andrea. Y Andrea, que la odia con toda su alma, la compartiría con más gente y la subiría a internet para convertirla en el hazmerreír de todos. Y en internet, tu vida deja de ser tuya al instante. Pero Andrea no contaba con que, cuando Glauca estaba a punto de tirar la toalla, alguien no se cansaría de luchar por ella… y le ofrecería un paraguas azul.

Bueeno… Me temo que se me ha olvidado cómo se hace una reseña, así que, por favor, disculpadme si divago un poco.

Quiero empezar diciendo que pienso que este libro debería ser leído en todos los institutos. Lo sé, lo de las lecturas obligatorias es un tema delicado, pero es que este libro transcurre en un instituto. Sus protagonistas tienen quince años y utilizan todo tipo de redes sociales. Discuten con sus padres y salen con sus amigos.
Y cometen errores.

Esta novela muestra lo que ocurre cuando no se tiene cuidado con lo que se comparte en redes sociales. Obviamente no hay que culpar a la víctima, sino, más bien, ayudarla en la medida de lo posible y no recordarle nunca su error, porque ya se encargará de ella de culparse por ser tan estúpida durante el resto de su vida.
Y por eso mismo es mejor prevenir que curar.

Nadie previno a Glauca. Ella pensaba que no había nada de malo en enviar una foto a su novio. En fin, ella lleva mucho tiempo enamorada de Sergio y, ahora, por fin, está saliendo con él. Lo menos que puede hacer es tratar de complacerlo y de cuidar la relación para no perder al chico de sus sueños, ¿verdad?

El caso es que Sergio quiere ir un paso más allá, pero Glauca no se atreve. No todavía. Siente que es pronto. Por tanto, Sergio le pide que, al menos, le envíe una foto sugerente como pequeño… aperitivo. Para poder pensar en ella por las noches.
Y Glauca, convencida de que eso mejorará su relación con Sergio, lo hace.

Ése es el error de Glauca. No ya sólo confiar en Sergio, que también, sino enviar por whatsap una foto comprometida. Nunca se sabe dónde puede acabar esa foto y Glauca va a descubrirlo. Y no precisamente por las buenas…

Realmente es sorprendente ver lo fácil que es que, en sólo dos días, la vida de una persona se tuerza por completo. Glauca pasa por mucho en apenas una mañana, acosada por los compañeros que se ríen de ella y chantajeada por la chica más cruel de su clase, Andrea, que la odia sin motivo aparente.

Pero es que las cosas no se calman al volver a casa. Allí tendrá que lidiar con sus padres, que la juzgan por mostrar su cuerpo al mundo “como si fuera una vulgar fulana”, e incluso con situaciones bastante más serias y peligrosas por las que ninguna chica debería tener que pasar…

En resumen: en este libro, el tema del cyberbullying se trata de una manera cercana y creíble, pues en todo momento vemos los sentimientos de la protagonista y los pensamientos de las personas de su entorno, como sus amigos más cercanos, sus padres y sus profesores. Creo que la autora ha sabido denunciar no ya sólo el peligro que puede suponer una red social, sino también lo importante que es que los adultos tomen cartas en el asunto desde el primer momento, tanto si son los padres de la víctima como si se trata de profesores.

154495_10151164037797215_1249953208_nRealmente, en cuanto a los profesores, hubo un par en concreto que me dejaron muerta. Casi no me podía creer que reaccionaran de ese modo ante el tema de la foto de Glauca. No quiero dar detalles para no hacer spoilers, pero lo cierto es que me parece muy triste que estos personajes actuaran del modo en que lo hicieron, ya que, por desgracia, reflejan la realidad. Una realidad horrible. Los profesores deben en todo momento dar apoyo a sus alumnos, más en asuntos tan serios y delicados, y pienso que la autora, que es profesora, ha sabido transmitir muy bien ese mensaje.

Respecto a los padres, me gustó ver que eran dos personas reales que cometían un sinfín de errores, tanto al comunicarse entre ellos como al tratar el tema de la foto de su hija. Manuel y Lucía, padres de Glauca, son muy diferentes, pero reaccionan de una forma parecida al saberse lo de la foto. Al principio no paran de culparse el uno al otro, y tardan en darse cuenta de que ese es precisamente su mayor error. Lo cierto es que me encantaron como personajes y me los creí como personas. Me han encantado tanto su papel en la trama como su evolución.

Sobre la protagonista, la verdad, no hay mucho que pueda decir sin spoilear medio libro. Glauca no puede imaginarse que una simple foto le va a cambiar la vida, y no precisamente para bien. Actuó de manera impulsiva e insensata, sí, pero ya se dedica ella solita a castigarse y a reprocharse el haber sido tan tonta. Al principio, Glauca cree que puede mantenerlo todo bajo control, pero el asunto le termina estallando en las narices y la chica ya ni siquiera confía en poder volver a entrar en el instituto sin sentirse intimidada.

Y todo por culpa de Andrea…
Sí, es verdad que fue Sergio quien le pidió la foto a Glauca. Es verdad que fue Sergio quien se la envió a Andrea.
Pero es Andrea la que emprende su cruzada personal contra Glauca.

Lo de Andrea no es “simple” bullying, y lo pongo entre comillas porque no creo que un tema tan serio pueda ser considerado simple. El caso es que lo de Andrea va más allá. Ella le tiene odio a Glauca, y nadie sabe realmente por qué. Hasta el momento, es cierto que se ha metido con ella más de una vez, llamándola “empollona” y “vaca”, entre otras muchas lindezas.
Pero nunca la había tomado con Glauca de ese modo. No hasta que consiguió la foto.

Andrea está mal de la cabeza. Sólo digo eso. Lo que hace esta chica no tiene nombre, de verdad. Y eso que sólo tiene quince años… ¿Qué no hará cuando sea mayor de edad? Miedo me da…

Como he mencionado antes, hay quien juzga muy duramente a Glauca por haberse hecho una foto “medio en cueros”, que dirían las abuelas. La llaman absolutamente de todo e incluso hay quien le insinúa que es una vergüenza para su familia. Y todo por, en fin, enviar una foto privada a una persona que no debió haberla compartido.

No defiendo lo que hizo Glauca. No apoyo lo que hicieron Sergio o Andrea. Pero me parece horrible que, porque una chica decida ella solita hacerse una foto de su cuerpo, el mundo entero la juzgue y la tache de fulana. Como si una mujer no pudiera decidir sobre su propio cuerpo. Como si ser una fulana fuese algo malo y denigrante. Como si el hecho de que alguien de tu familia muestre su cuerpo signifique que toda tu familia queda deshonrada.
Como si estuviésemos en la Edad Media… o en la película de Mulán.

Bromas aparte, me horrorizó el juicio que se hizo de Glauca por hacer algo que ella decidió. Quizás no lo decidió por sí misma, sino que se sentía algo presionada, de acuerdo. Pero, al fin y al cabo, si Glauca hubiese sido algo mayor y se hubiese hecho esa foto simplemente porque le apetecía y no por compartirla con su novio, el juicio hubiera sido el mismo. La hubieran llamado fulana igualmente. La hubieran insultado y acosado. La hubieran culpado de deshonrar a su familia.

El caso es que la autora trata dos temas en uno en este libro: el cyberbullying y los juicios hacia el cuerpo de una mujer. Creo que refleja muy bien la realidad, por desgracia, porque vivimos en un mundo en el que a la mujer se la juzga enseguida y corriendo si se le ve un poco más de lo que se le debería ver, mientras que no suele pasar nada, y recalco el “no suele”, si es un hombre quien lo hace. Y no sólo se va a acosar a esa chica, sino que se la va a insultar y a juzgar sin siquiera conocerla de nada, ni a ella ni las razones por las que se hizo esa foto.
La libertad de una mujer termina cuando decide mostrar más de lo que los demás deciden que está bien mostrar.

En definitiva, Bajo el paraguas azul me parece una gran novela. La capitulo_0_bajo_paraguas_azul_rincon_paginas_carmelo_beltranrecomiendo encarecidamente. Es una historia dura, claramente, pero muy bien trabajada y muy, muy necesaria. Los personajes lo bordan, la crítica social es apabullante y el final te deja sin palabras. En serio, yo estaba sin palabras cuando me estaba acercando al final, y eso que el resto del libro ya me había dejado muda varias veces.

Espero que mi reseña os anime a dar una oportunidad a este libro. Creo sin duda que se merece un hueco en este blog y en las estanterías de todo el mundo.

Y, de verdad, mil perdones si la reseña no está todo lo bien que debería. Lo cierto es que estoy bastante desentrenada. I’m sorry 😦

Deja un comentario »

Mis peores lecturas de 2016

¡Hola a todos!
Hoy vengo a comentaros cuáles han sido mis peores lecturas del 2016.

No voy a poner estos libros en un orden concreto. No hay una peor lectura más mala que otra. Ninguno de estos libros me ha gustado un pelo, y los motivos están explicados en goodreads. En cada título os pondré un enlace a mi opinión de cada novela.

Por supuesto, el hecho de que a mí no me gusten no quiere decir que estos libros sean malos. Simple y llanamente, a mí no me gustaron, y lo siento si sueno borde en algunos casos, pero prefiero ser sincera. Mentir no es lo mío.

20146gDara y Nick, Lauren Oliver. Definitivamente, esta autora no es para mí.

El señor de las moscas, William Golding. Horrendo. Inverosímil. Insufrible.

Dana, Marina Redondo. Sigo a esta chica en youtube y quise animarme a leer su novela, pero… Uf. Me quedo sin duda con sus vídeos.

Hecho con amor, Lorraine Cocó. Ojalá esta historia fuese verdaderamente romántica. Pero no. Es machista. Y peligrosa.

Segundas oportunidades, Rainbow Rowell. Supongo que esta autora me tenía que decepcionar alguna vez…

Las chicas de Canterbury, Kim Wright. Ni siquiera lo acabé. Aburrido es poco.

El príncipe verde también existe, Isabel Dago. Tampoco lo acabé. Leí unas pocas páginas y me bastó para acabar asqueada. Horrendo.

Desde que te fuiste, Morgan Matson. Aburrido y soso como él solo.

El misterio del cuarto amarillo, Gastón Leroux. Me aburrí taaaaanto…

En primaria todos éramos muy listos, Enrique Gudín de la Lama. Novela que no aporta absolutamente nada. Prescindible.

Quantic love, Sonia Fernández-Vidal. Premisa interesante, protagonista sosaina, trama inexistente.

Londres después de ti, Jara Santamaría. Todavía no me puedo creer que un libro en el que no pasa absolutamente nada ganase un premio. Unbelievable.

Detrás de mi música, Israel Moreno. Otro libro en el que no pasaba nada. Otro libro que me aburrió. Otro libro que no terminé.

Nosotros después de las doce, Laia Soler. De nuevo, premisa interesante y trama prácticamente inexistente. Y además, todo se resuelve de repente, por arte de magia, just because. A wizard did it.

El código Da Vinci, Dan Brown. Con esto voy a ganarme mucho odio, pero simplemente me aburrió y no me creí lo que me estaban contando. No fui capaz de acabarlo.

Fidelity, Anabel Botella. Lo siento de veras por la autora, pero este libro… Meh. Creo que bajó el nivel después de Como desees y Ojos azules en Kabul, que son increíbles.

Las ventajas de ser un marginado, Stephen Chbosky. Todavía no me creo que este libro guste a tantísima gente. Me pareció aburrido y malo. Y soso.url

Héroes por casualidad, Laura Gallego. Segunda parte completamente innecesaria. El primer libro se basta solito.

Besos entre líneas, May R. Ayamonte y Esmeralda Verdú. El horror de los horrores. Esta novela no debería existir. Así de claro lo digo. Y lo siento por las autoras, pero es lo que pienso.

Lo sé, son más de diez libros. Y más de quince. Pero no podía dejar ninguno fuera. No recomiendo ninguno de estos libros. No me gustan ni un pelo.
Pero, por supuesto, esto no es más que mi opinión personal.

Por otro lado, os dejo a continuación el vídeo más reciente de mi canal, en el que muestro mis mejores lecturas del año 2016. Para compensar 😛

Antes de despedirme, quiero mencionar que ya he actualizado las entradas de Mis lecturas y de los Retos de 2017, y también en la sidebar. Las de años anteriores siguen en el blog, por supuesto, y las podéis ver aquí y aquí, si os apetece.

Ahora sí, me despido hasta la próxima, no sin antes dejaros mis redes sociales, como siempre:
-Twitter: @SilenZahra // @BlogsSanCG.
-Facebook: Página de autora.
-Instagram: SilenZahra.
-Goodreads: Sandra C. Gallegos.
-Pinterest: Sandra C. Gallegos.
-DeviantArt: SilenZahra.
-Wattpad: @SanCGallegos.
-Mi otro blog: Aprendiz de Escritora.
-Mi canal de youtube: Sandra C. Gallegos.
-Mi e-mail: sandra.cgallegos@gmail.com.

¡Nos leemos!

2 comentarios »