El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

Siete formas de ver el mundo, Cristina López-Perea

¡Hola a todos!
Después de haber acabado el NaNoWriMo, traigo, por fin, una nueva reseña: la que hace el número cien de todas las de este blog ^-^

9788467573794

Título: Siete formas de ver el mundo
Autora: Cristina López-Perea Villacañas
¿Saga?
 Libro independiente.
Editorial: SM
ISBN: 9788467573794
Número de páginas: 192
Publicación: 24 de Septiembre de 2014
Género: Realista, juvenil
Sinopsis: La única persona capaz de comprender a un adolescente es otro adolescente.
Un reconocido psicólogo, el doctor Sorenson, pone en marcha un innovador proyecto para tratar los problemas de los adolescentes. La terapia consiste en hacer que seis adolescentes convivan en un lugar aislado pero provisto de todo lo necesario sin la interacción de ningún adulto. Ian, Katie, Hunter, Lilly, Meg y Danny serán los primeros en acudir a la clínica. Durante seis semanas de convivencia se irán conociendo y tratando de comprender hastas encontrar juntos una solución para cada uno.

RESUMEN
Seis adolescentes, Meg, Danny, Lilly, Ian, Hunter y Katie, se conocen cuando comienzan un tratamiento en el que no tienen obligaciones, más allá de una brevísima charla semanal con el doctor Sorenson, un psicólogo que ha ideado un nuevo método para lograr que los adolescentes, ayudándose unos a otros, superen poco a poco sus problemas personales.

Katie es anoréxica. Meg es muy agresiva. Lilly no ha superado la muerte de su gemela. Ian no quiere estudiar. Danny no ha tenido una infancia fácil. Hunter ha traficado con drogas.
Aunque sus problemas son diferentes, los seis tienen algo en común: no son capaces de seguir adelante. Necesitan ayuda, pero no exactamente la ayuda de un adulto, sino la de alguien como ellos: la de un adolescente.

El doctor Sorenson opina que los adultos poco pueden hacer para ayudar a los adolescentes, pues les resulta muy difícil comprenderlos. Es por esto por lo que ha ideado este nuevo método, que consiste en reunir a distintos jóvenes en un internado situado en un entorno natural y, simplemente, dejarles disfrutar de lo que les rodea. Sorenson nunca da órdenes a los chicos; sólo hace propuestas y está igualmente interesado en escuchar las propuestas de ellos.

Y un lugar casi sin adultos, con nuevos amigos y un paraje natural que explorar son algunos de los elementos que realmente pueden ayudar a un adolescente a superar sus problemas y conseguir ser feliz.

MI OPINIÓN
Compré este libro porque la sinopsis me dejó con mucha curiosidad y me dio ganas de conocer a esos seis adolescentes y a ese único adulto que los reunió a todos con el fin de que se ayudaran entre ellos. Esperaba una historia realista y sencilla y he tenido suerte de encontrarla, pero, por lo demás, no ha habido nada en especial que haga destacar a este libro entre otros del mismo género. En mi opinió, claro.

Personajes. Tenemos seis personajes principales que nos van narrando la historia por turnos. Comenzamos con Katie, una chica que comenzó a obsesionarse con su físico cuando se convirtió en modelo, lo cual ha acabado llevándola a la anorexia. Katie rehúsa comer más de lo necesario para sobrevivir y está tan encerrada en sí misma, que no se da cuenta de que no sólo se daña a sí misma, sino también a quienes la rodean.

Pero Katie no es la única encerrada en sí misma. Los demás chicos tampoco se sienten del todo preparados para hablar acerca de sus problemas. Danny, por ejemplo, ha sido criado por su hermana mayor, quien tuvo que convertirse en la cabeza de familia tras la muerte de su madre, ya que el padre se dio a la bebida y no se ocupó de sus hijos. Ahora, el padre ha comprendido su error, pero Danny no está dispuesto a perdonarlo tan fácilmente.

También Meg está furiosa con su madre. La chica perdió a su padre por culpa del cáncer y aún no ha superado su muerte, motivo por el cual no puede perdonar a su madre el que se volviera a casar apenas seis meses después de que muriese su padre. Por culpa de esto, y por tener de padrastro al que fuera el mejor amigo de su padre, Meg se ha convertido en una joven huraña, agresiva y autoritaria.

Lilly también perdió a un ser querido: a su hermana gemela, Emily. Fue en un accidente y era Lilly la que conducía, motivo por el cual se culpa a sí misma; una culpa que la ha llevado a intentar quitarse la vida en más de una ocasión. Lilly es una chica frágil, incapaz de perdonarse a sí misma, que lo único que necesita es tiempo para, verdaderamente, asumir que ella no mató a su hermana.

Todos estos chicos y sus historias me han gustado bastante, me han parecido verosímiles, con un pasado y una personalidad muy bien trabajados. No obstante, Ian y Hunter se me atascaron un poco, y no porque estuviesen mal desarrollados o porque me cayesen mal, sino porque sus problemas no me parecieron lo bastante importantes como para que hubieran acabado formando parte de un experimento psicológico. Me explico.

Los padres de Ian han estado siempre viajando. Su padre sobrevivió a una guerra y ahora no es capaz de echar raíces. Ian y su familia siguen siempre al padre cada vez que éste decide que deben cambiar de residencia, pero él está tan harto, que decide dejar de estudiar. Personalmente no creo que fuese Ian quien necesitaba ayuda psicológica, sino su padre, ya que es evidente que la guerra le ha dejado secuelas, las cuales también están afectando a su familia. Para cualquier adulto con dos dedos de frente hubiese sido evidente que lo único que Ian necesitaba era un poquito de estabilidad. Cosa que no puede obtener mientras su padre siga recuperándose. Por tanto, quien necesita un psicólogo, pienso yo, es el padre de Ian. Y no lo digo como si fuese algo malo, que aquí todo se puede malinterpretar.

Por último llegamos a Hunter, un chico que acaba de ser adoptado, pero tiene miedo de encariñarse con sus nuevos padres. Hunter ya ha pasado por algunas familias de acogida, las cuales siempre han acabado rechazándolo, así que él ahora no se fía lo suficiente de sus nuevos padres como para aceptarlos como tales. Hasta aquí, bien, pero no es este el principal motivo por el que se nos dice que este chico ha acabado en el internado de Sorenson. Se nos explica que la razón principal es que ha traficado con drogas, pero en ningún momento se especifica que el hecho de que haya traficado con drogas está relacionado con su inseguridad respecto a su nueva familia. Así que, no sé, en este aspecto me siento un poco enagañada. E igualmente Hunter podría haber resuelto este problema con la única ayuda de sus nuevos padres, sin necesidad de recurrir a un psicólogo. Pienso yo.

Escritura. En este aspecto tengo una pequeña pega, y es que la escritura de esta autora es tan repetitiva, que absolutamente todos los personajes se expresan igual. Casi se diría que todos tienen la misma voz, a pesar de que, como he dicho, cada uno de ellos está bien trabajado y te familiarizas con ellos enseguida. El problema es ése: que no tienen una voz propia, que parecen simplemente seis historias distintas vividas por una misma persona. Sin embargo, sí que me ha gustado la forma tan sencilla de escribir de la autora, sin florituras ni adornos, sino sencilla y coloquial, propia de unos adolescentes.

Edición. Me gusta la portada de este libro, creo que es tan sencilla y juvenil como el contenido del mismo. El interior, por otro lado, consta de seis partes, cada una de ellas narrada por uno de los chicos, y un epílogo, y me ha gustado mucho que cada una de las partes comenzara con una cita o extracto de un periódico (ficticios, eso sí) donde se nos permitiera conocer un poco mejor, aunque de forma muy breve, a Sonrenson y su método.

Historia. Esta novela no es exactamente una historia con una trama definida. Más bien, son seis historias que se han unido, seis personajes que son a un mismo tiempo diferentes e iguales entre sí, y vamos conociendo su pasado, su personalidad y su evolución. Siete formas de ver el mundo es, por tanto, una novela de personajes, o al menos creo que esta sería la forma correcta de calificarla. Seis adolescentes, cada cual con sus problemas, que se conocen y empieza a surgir la amistad entre ellos, que se ayudan unos a otros casi sin darse ni cuenta y que experimentan por primera vez algo parecido a la libertad, ya que, como he dicho, Sorenson jamás les impone nada. Al contrario: el doctor los anima a explorar el paisaje a su alrededor, a hacer excursiones, a ver películas juntos; en definitiva: a conocerse, a confiar unos en otros, a ayudarse entre todos. Por tanto, podría decirse que, para unos chicos en torno a los dieciséis años, esto es lo más parecido a la libertad que podrán experimentar hasta que se independicen.
¿Y qué hay mejor que la libertad, nuevos amigos y la naturaleza para aprender a disfrutar de la vida?

¿Lo mejor? La sencillez de la historia y de su narración.
¿Lo peor? La falta de una voz individual para cada personaje.

¿Lo recomiendo? Desde luego. No creo que sea la mejor novela juvenil del año, pero sí que me parece una buena historia, con un planteamiento que la hace destacar entre otros libros de la misma temática y un desarrollo muy bien trabajado e hilado.

Deja un comentario »

La leyenda del rey errante, Laura Gallego García

¡Hola a todos!
Sé que tendría que haber traído esta reseña mucho antes, pero he preferido, al menos durante las primeras dos semanas, dedicarme por entero al NaNoWriMo, que me está sirviendo para escribir mucho este mes ^^
En esta ocasión, he reseñado una novela que ya leí hace algunos años y que me apetecía volver a leer.

Rey

Título: La leyenda del rey errante
Autora: Laura Gallego García
¿Saga?
Libro independiente.
Editorial: SM
ISBN: 9788434888180
Número de páginas: 216
Publicación: 10 de Junio de 2006
Género: Fantástica, histórica, juvenil
Sinopsis: Cuenta la historia de Walid, un príncipe árabe que desea ser un gran poeta. Para ello, pide permiso a su padre para asistir al prestigioso certamen poético de Ukaz. Pero el rey le pone como condición que primero ha de demostrar que es el mejor poeta de su reino. Walid organiza su propio certamen de poesía pero, durante tres años consecutivos, le vence Hammad, un humilde tejedor de alfombras, pobre y analfabeto. 
Envidioso, Walid lo nombra historiador real y le impone una serie de tareas imposibles, como ordenar el enorme y caótico archivo de palacio o tejer una alfombra que contenga toda la historia de la humanidad. Pero…¿qué ocurriría si Hammad lograse tejer esa alfombra? 
La leyenda del Rey Errante es una historia de aventuras, en cuyas páginas encontramos reyes, bandidos, mercaderes, ladrones, tejedores de alfombras, príncipes, asesinos, poetas, beduinos y algún que otro djinn o genio del desierto. Pero, sobre todo, es la historia de alguien que cometió un error y hará todo lo posible por repararlo.

RESUMEN
Walid es un príncipe árabe que se considera poseedor de todas las virtudes necesarias para ser un buen príncipe. Es el hijo del rey Huyr, rey de Kinda, al que sucederá en el futuro, y se siente muy feliz de pertenecer a un reino tan próspero y culto.

Walid adora la poesía. Le encanta escribir hermosas casidas y desea participar en el certamen de poesía de Ukaz, pues cree que tiene las aptitudes suficientes como para poder ganar. No obstante, su padre no le permitirá presentarse a dicho certamen hasta que haya demostrado ser el mejor poeta de Kinda.

De modo que Walid convoca un certamen en su reino, en el que todo el mundo, incluido el propio príncipe, piensa que él será el vencedor. Sin embargo, el jurado, imparcial, decide que el mejor poeta de Kinda es un humilde tejedor de alfombras, Hammad, que ni siquiera sabe leer y escribir, pero que consigue vencer al príncipe Walid tres años seguidos.

Y Walid, pese a ser un príncipe noble y generoso, también es ambicioso y muy rencoroso…

MI OPINIÓN
Cuando leí este libro por primera vez, allá por el 2009, me gustó bastante más de lo que me ha gustado ahora. En su momento me pareció una historia sencilla, pero buena y bien trabajada. Ahora, sin embargo, la he visto pobre, poco desarrollada, como si le faltaran muchas páginas; como si muchas cosas se hubieran contado con demasiada rapidez y brevedad.

Personajes. Walid, el protagonista, no es ni mucho menos un príncipe noble, valiente, generoso y prácticamente perfecto. En realidad, por mucho que se dedique con esmero y cariño a resolver las cuestiones políticas de su reino, en lo personal es tremendamente orgulloso y vengativo. Por el simple hecho de ser un buen príncipe, también se cree con derecho a reclamar el título al mejor poeta de Kinda, lo que demuestra su orgullo y su arrogancia, ya que una cosa no tiene nada que ver con la otra.

Y, efectivamente, como he dicho, Walid no gana ninguno de los tres certámenes de poesía que convoca en su reino a lo largo de tres años. Las tres veces es vencido por Hammad, un humilde tejedor de alfombras que tiene tres hijos y que se presentó a los certámenes para tratar de dar un futuro mejor a su familia. Hammad es un hombre pobre que no ha crecido entre algodones, sino que ha tenido que luchar para poderse ganar lo poco que ahora tiene, motivo por el cual sabe apreciar de corazón todo lo que ha conseguido, siendo su principal preocupación la felicidad de su familia.

Es un personaje completamente opuesto a Walid, ya que él compone poesía con el corazón, sintiéndola de verdad, y si se ha presentado a los certámenes ha sido para obtener los premios que garantizarían un futuro mejor a su familia y no por ambición, orgullo o por demostrar que es el mejor. Por desgracia, el tejedor de alfombras ha ido a dar con una persona que no está acostumbrada a perder, que no acepta ser humillada y quedar relegada a un segundo puesto; que aspira a ser la mejor sin importar el coste. Walid, en lugar de aceptar la derrota con deportividad, la toma con Hammad y se aprovecha de su condición de príncipe para vengarse de él de la manera más cruel.

Walid es cruel. Tremendamente cruel. Extremadamente cruel. Terriblemente cruel (como la canción xD). Por ambición, por orgullo, por arrogancia, la toma con un hombre pobre que sólo buscaba sacar adelante a su familia, y las consecuencias, tanto para el tejedor de alfrombras como para el príncipe, son terribles. Y eso es lo único que me consuela: que Walid recoge lo que siembra.

Creo que Walid ha sido el primer protagonista al que he odiado de veras. No por ser muy pavo, por estar empanado, por ir de víctima… no; sino porque es verdaderamente una mala persona. Eso que nos dicen al principio de que es bueno, generoso y noble es la mayor mentira que he leído jamás, ya que el propio príncipe, con su actitud y su mal perder, demuestra que es precisamente lo contrario a noble y bueno. Una joyita de personaje, vamos.
Por eso digo que me consuela el saber que recoge lo que siembra; sus malas acciones no quedan impunes, de forma que, al menos, veremos cómo Walid evoluciona a lo largo de la novela. Mi problema fue que, aun así, no llegué a perdonarle del todo xD

Escritura. A pesar de que el estilo de Laura Gallego siempre me ha cautivado, en esta ocasión deb0 decir que lo vi muy verde, como si aún le faltara mucho por aprender; y supongo que tiene su lógica, ya que, si no recuerdo mal, fue de las primeras novelas que publicó. Por raro que suene, Finis mundi, que salió unos años antes, me parece más trabajada y mejor desarrollada.

Como he dicho, una de las pegas que le veo a La leyenda del rey errante es que pasan muchísimas cosas a lo largo de muchos años, al menos diez, y están todas muy condensadas en poquitas páginas. En más de una ocasión, no te da tiempo a ver si de verdad el personaje ha evolucionado o no, si ha aprendido algo o no, porque enseguida esa parte se termina y sucede algo que lleva a Walid a otra situación diferente. En ese sentido, creo que a esta historia le falta profundización.

lre_cart2Edición. En mi caso yo tengo la portada de la primera edición, la que he puesto arriba, pero sí que debo decir que me gusta más la que os dejo a la derecha, aunque sea un spoiler como una casa de grande xD

Historia. Esta es, principalmente, la historia de la evolución de una persona orgullosa, arrogante y vengativa. La trama comienza con un príncipe que comete graves errores y que debe encontrar la manera de enmendarlos. El planteamiento, así como la documentación que hay detrás de la novela, son impecables, en ese aspecto no tengo una sola queja. El problema, o los problemas, como ya he dicho, vienen siendo dos: el protagonista, Walid, y el desarrollo y condensación de la trama.

No quiero parecer una experta porque sé que no lo soy, pero, como lectora y escritora, creo que hay ciertas historias que piden un mayor desarrollo del que en un principio se les da. Y más, en el caso de tener como protagonista a una persona tan malvada y que aún necesita aprender mucho para poder mejorar. En estos casos, pienso yo, cuanta mayor es la profundización en los pensamientos del personaje, en su evolución, en las lecciones que va aprendiendo, mayor es la credibilidad de la historia en sí. En este libro me han faltado ambas cosas; Walid es una persona tan cruel y arrogante, que realmente me cuesta creer que se pueda reflejar su evolución en apenas dos o tres párrafos. No hubiera estado de más demostrar ese cambio, por pequeño que fuese, con alguna anécdota, algún diálogo, alguna escena que demostrase que estaba cambiando, que estaba dejando de ser arrogante y empezando a convertirse en alguien humilde. De la manera en que dicho cambio está narrado en la historia, a mí, personalmente, no me ha resultado creíble.

Por tanto, creo que añadiría unas cuantas páginas más a esta novela, de forma que el desarrollo de su protagonista, a medida que va acumulando vivencias y aventuras, sea reflejado de un modo verosímil.

¿Lo mejor? Hammad y su familia.
¿Lo peor? Walid y el desarrollo de la trama.

¿Lo recomiendo? Hum, reconozco que no sé qué decir. Por un lado, como historia, me ha gustado, pero por otro, me cojea tantísimo que no sé que decir, sinceramente. It’s up to you.

Deja un comentario »

Cuaderno de rebeldes, Pedro García Aguado

¡Hola a todos!
Hoy vengo con la primera reseña del mes de noviembre, de un libro que me llegó a finales de verano y que ha sido una grata sorpresa ^^

cubierta_rebeldes_DEF.indd

Título: Cuaderno de rebeldes
Autor: Pedro García Aguado
¿Saga?
Libro independiente.
Editorial: Plataforma Neo
ISBN: 978-84-15880-45-5
Número de páginas: 264
Publicación: Marzo de 2014
Género: Realista, juvenil
Sinopsis: En la primera novela de Pedro García Aguado, un grupo de jóvenes afrontará una dura lección: romper todas las reglas puede acabar contigo.
Claudia, Jan, Rachel y el resto del grupo viven sin límites. Drogas, alcohol, delincuencia… Todo está permitido si sirve para divertirse y desconectar de sus malos rollos y obligaciones. Sin embargo, romper las normas les lleva a situaciones inesperadas que tendrán que afrontar al margen de las normas de los adultos.
Jan siempre ha deseado convertirse en jugador de baloncesto profesional, pero su entrenador se ha enterado de que trafica con cocaína y no va a ponérselo fácil. Claudia ha sido la última en unirse a la pandilla, y descubre un peligroso submundo de estupefacientes y delincuencia que pondrá a prueba su resistencia y la paciencia de su madre. Rachel está abusando de las drogas para huir de sus problemas y no podrá mantener el control por mucho tiempo.
Todos juegan con fuego. Y algo va a suceder.

RESUMEN
Acaba de empezar el nuevo curso, pero los estudiantes no tienen ningún interés en ello. Prefieren salir todas las tardes, alejarse de sus padres y probar nuevas emociones. Claudia, una estudiante modelo, se convierte en la nueva mejor amiga de Rachel Johnson, la chica más popular, y además Jan, que antes salió con Rachel, muestra ahora interés en Claudia, y es recíproco.

Poco a poco, arrastrada por Jan, Rachel y el resto del grupo, Claudia abandona sus buenos hábitos y comienza a probar más y más sustancias, lo que la lleva a dejar de sacar buenas notas y a discutir una y otra vez con su madre. Claudia se siente encantada de ser la nueva favorita de Rachel, pero no llega a ver bien del todo la delincuencia que ella lleva a cabo.

Aun así, Claudia no es capaz de decir que no, por lo que sigue permitiendo que Jan por un lado y Rachel por otro manejen su vida, sin darse cuenta de que su actitud daña a muchísimas personas a su alrededor, además, claro está, de a sí misma.

MI OPINIÓN
Recibí esta novela por parte de la editorial Neo y la verdad es que ha sido una lectura sorprendente. Se trata de una novela juvenil que muestra muchos de los problemas que tienen los adolescentes hoy día, además de las consecuencias de no saber decir que no.

Personajes. Hay muchísimos personajes en esta novela, pero la protagonista principal es Claudia, una chica que siempre ha sacado buenísimas notas y se ha llevado bien con su madre. No obstante, últimamente ha empezado a tener problemas en casa, pues siente que su madre se entromete en su vida y que su padre, que está rehaciendo su vida, la ha abandonado. Por suerte, en el instituto las cosas le van mejor, pues ha empezado a salir con Jan, el chico más guapo y popular, y Rachel ha decidido que Claudia sea su mejor amiga.

El problema es que Claudia no sabe decir que no, y tanto Rachel como Jan se aprovechan de ello. Rachel, extrovertida, atrevida y procedente de una familia desestructurada que la descuida por completo, es aficionada a robar en las tiendas y a trapichear con maleantes para conseguir diferentes tipos de drogas, a cuál más adictiva y peligrosa. Y, al hacerse amiga de Claudia, la está arrastrando con ella.

Por otro lado, Jan es el chico más guapo, popular y ligón del instituto. Todas las chicas lo desean, pero ninguna se ha atrevido a tocarlo, pues sabían que era de Rachel. Sin embargo, ahora él muestra más interés por Claudia, a la que ve más sumisa y, por tanto, más fácil de manejar. Pero Jan tampoco es buena compañía, ya que se dedica a traficar con drogas para conseguir dinero, lo cual hace como compensación a la falta de una familia normal.

Si algo tienen en común estos tres personajes, además de sus compañeros, es que proceden de familias desestructuradas: unos padres que ignoran a sus hijos, una hija que se siente agobiada por su madre, un hijo que desea tener una familia normal… Podría decirse que estos son los principales motivos por los que los tres hacen lo que hacen.

Escritura. La verdad es que el estilo del autor es un tanto confuso. De un párrafo a otro, sin separar escenas y casi sin venir a cuento, pasa a hablarte de un personaje principal a otro muy secundario que no va a tener más relevancia en la historia. En ese sentido se hace muy confuso, pero también comprendo que el autor lo hace para mostrar el punto de vista de distintos tipos de adolescentes, de forma que Claudia, Jan y Rachel no sean los únicos protagonistas.

Edición. La edición interior está muy bien cuidada, pero la verdad es que la portada no me convence. No me parece adecuada para la historia juvenil que contiene entre sus páginas.

Historia. La trama principal, como ya he comentado, gira en torno a Claudia, siendo Jan el segundo personaje con más importancia. Ellos dos, junto con el resto de sus compañeros, comienzan a meterse en un problema tras otro sin pensar en las consecuencias, tanto para ellos como para quienes los rodean. De esta forma se entrelazan varias tramas que, pese a ser diferentes entre sí, en el fondo no lo son tanto, pues esconden los mismos tipos de problemas que giran en torno a los adolescentes.

¿Lo mejor? La trama principal.
¿Lo peor? El final, que no me ha convencido del todo.

¿Lo recomiendo? Sí, me ha parecido una gran novela juvenil.

Deja un comentario »