El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

Las reglas de mi ex, Shirin Klaus

¡Hola a todos!
Hoy os traigo la reseña de una novela autoconclusiva que tenía muchísimas ganas de leer desde que supe de su publicación. Aviso que es larga, pero mi intención no es ni mucho menos dar lecciones de nada ni cambiar el mundo. Tan sólo doy mi opinión, aunque me haya alargado más de la cuenta 😛

las_reglas_de_mi_ex

Título: Las reglas de mi ex
Autora: Shirin Klaus
¿Saga?
Libro independiente.
Editorial: Autopublicación
ISBN: 9781503077560
Número de páginas: 252
Publicación: 22 de Diciembre de 2014
Género: Realista
Sinopsis: Esta no es una novela romántica más. Es una historia de AMOR con mayúsculas. De AMOR propio, de AMOR de familia, de AMOR de amigos, de AMOR de pareja. De AMOR a la libertad, a la igualdad y a la felicidad. ¡Enamórate de la vida!
Begoña vive controlada por su marido. Él es celoso y machista, pero la quiere y ella también le ama. Sin embargo, todo cambia cuando Begoña descubre que Germán le está siendo infiel y su mundo se cae a pedazos.
Por suerte, Begoña no tardará en descubrir que la vida es mucho más de lo que tenía hasta ahora y que se merece ser feliz. Una a una, romperá todas las reglas que le impuso su marido y descubrirá todo lo que la vida puede ofrecerle. ¿La acompañarás en su viaje?

RESUMEN
A sus veinticuatro años, Begoña está convencida de tener la vida perfecta. Al cumplir los dieciocho se casó con Germán, su novio de toda la vida, y ahora viven juntos en una preciosa casa a las afueras de la ciudad y no les falta de nada. Muchas amigas de Begoña se sorprendieron al verla casarse tan joven, pero ella no se arrepiente.

Claro que ya hace mucho que no ve a esas amigas. Su marido, Germán, piensa que son una mala influencia para Begoña, a la cual quiere mantener a salvo de todo y de todos, pues quiere protegerla del mal que hay en el mundo, ya que la considera muy inocente. Para Begoña esto no supone ningún problema, pues está acostumbrada a las órdenes de su marido y a su obsesión por el control.

No obstante, un día en que regresa antes a casa del trabajo, Begoña se encuentra a Germán teniendo sexo con otra mujer en su propia cama.

Llevada por el dolor y la desesperación y sin pensar demasiado en lo que hace, Begoña se monta en el coche, comienza a conducir sin rumbo fijo y se aleja, se aleja cada vez más de Germán, quien trata de buscarla y hablar con ella por teléfono, pero ella se siente asqueada. Por primera vez empieza a plantearse si no cometió un error al casarse con Germán, si tal vez no debería haber permitido que él la controlase tanto, pues, ahora, ella no sabe qué hacer.

Afortunadamente, Begoña seguirá adelante, preocupada únicamente por poner kilómetros de por medio entre ella y su marido, y en esos días que pase lejos de casa, a solas primero y en compañía después, será cuando se dé cuenta de lo que realmente necesita y desea en su vida.

MI OPINIÓN
Esta novela no sólo es absolutamente genial y maravillosa, sino también muy necesaria. Necesaria porque, hoy en día, el modelo de hombre que triunfa en la literatura es precisamente como Germán, el marido de la protagonista de esta novela. Controlador, posesivo, obsesivo, acostumbrado a que sus órdenes se cumplan sí o sí… Vamos, lo que viene a ser un maltratador. Sí, estos hombres controladores que tanto suelen gustar son, de una forma u otra, maltratadores, quizá sólo de forma psicológica, pero no por ello deja de ser maltrato. Y, la verdad, ya era hora de que alguien pusiera los puntos sobre las íes y los mostrara no como los idealizados amantes que nos suelen mostrar, sino como lo que son realmente: maltratadores.
(Ojo: En este caso se trata de hombres que maltratan a mujeres, pero no por ello deja de haber mujeres que maltratan a hombres. Haberlas, haylas, pero en la literatura, lo que abunda es el caso contrario.)

Personajes. La protagonista, Begoña, me ha parecido una mujer demasiado indefensa, demasiado inocente para haber pasado por todo lo que pasa. Germán la lleva influyendo desde que la conoció cuando ella tenía doce años, así que Begoña es prácticamente una marioneta en manos de él. Sin que ella se haya dado cuenta siquiera, Germán la ha anulado como persona, convenciéndola de que la forma en que él ve el mundo es la correcta, la adecuada y la única en que ella puede y debe verlo también. Así que ella, pensando que todas esas reglas que Germán le impone son por su propio bien, se ha habituado a obedecerlo siempre, sin atreverse siquiera a manifestar su opinión por tal de no contrariarlo y, por tanto, hacerlo enfadar.

Germán es, con perdón pero otra forma de decirlo no hay, un auténtico cabronazo. No sólo tiene a Begoña controlada y doblegada a sus pies, sino que encima le es infiel en la cama que comparten cada noche. Y todavía, cuando ella reacciona, se atreve él a decirle que no es para tanto y que, como buena esposa, ella debe quedarse junto a él, perdonarle y volver a confiar en él. Y que todo siga como hasta entonces. Yo es que de verdad que más ganas de pegarle no podía tener.

Por suerte o por desgracia, pillar a su marido en la cama con otra era el empujón que Begoña necesitaba para espabilar, para abrir los ojos y darse cuenta de que su vida no es ni mucho menos perfecta, sino todo lo contrario. Se da cuenta entonces de todo lo que se ha perdido por culpa de Germán, por haber estado siempre sometida a él y por no haberse atrevido a tener su propia vida al margen de él y de sus estúpidas reglas.
Así que, a lo largo de toda la novela, podremos conocer a una nueva Begoña, cuya evolución se produce de manera lenta y progresiva, bien trabajada y desarrollada. Tratándose de una novela así, el cambio en ella no podía ser repentino ni precipitado, sino todo lo contrario, por lo que la forma en que la autora lo ha hecho ha sido más que perfecta y satisfactoria.

Claro que Begoña, siendo tan inocente y acostumbrada a estar sometida a su marido, que tomaba las decisiones por ella, necesita un soporte firme para borrar su vida pasada y crearse una nueva, una en la que mande ella y en la que los que la rodean no pretendan cambiarla ni someterla, sino, simplemente, quererla tal como es. Begoña tendrá la suerte de conocer a personas como Marga y Dani, que resultarán pilares fundamentales a la hora de decidir hacia dónde quiere encauzar su vida ahora que ha descubierto la verdadera cara de Germán.

Marga y Dani son increíbles. Son personas con las que Begoña jamás se habría atrevido a interactuar siquiera de haber seguido bajo el ala de Germán. Marga es lanzada, abierta, espontánea, y Dani es natural, sencillo y atento, cualidades que, según Germán, los convertirían automáticamente en malas compañías para Begoña. Pero él no está, por lo que la decisión de permanecer junto a Dani y Marga o abandonarles depende enteramente de Begoña. Y también qué hacer ahora con su vida.

Escritura. El estilo de Shirin Klaus (Alba Navalón), como ya he podido comprobar en otras muchas novelas suyas que he leído (Follamigos, Damas de la luz, Como tú quieras llamarme…), es sencillo y directo, sin entretenerse en florituras o descripciones innecesarias, pero ahondando en los sentimientos de los personajes y mostrando sus dudas y pensamientos. Un detalle, no obstante, que me hizo la lectura un poco confusa fue la falta de referente en algunos casos, cuando la protagonista se encuentra acompañada, pero no se indica quién realiza las acciones que se describen.

Edición. He leído este libro en formato ebook y la verdad es que no tengo ni una sola queja. Me encanta la edición interior y me encanta la portada, que representa las ansias de libertad de Begoña ahora que ha dejado de estar sometida a una relación tóxica.

Historia. Como he comentado, me parece que ya hacía falta una novela como esta. No sólo por los personajes y la trama en sí, sino por el mensaje que lleva. Muchas son las mujeres que se encuentran atrapadas en relaciones tóxicas sin darse cuenta siquiera, ya que toman como algo normal el que sus parejas decidan por ellas y les impongan su forma de ver el mundo. Son esas parejas las que las convierten en personas sumisas, inseguras e inocentes, de forma que siempre se mantengan junto a ellos pase lo que pase. En otras palabras: las maltratan psicológicamente, convenciéndolas de que lo que ellos hacen está bien, de que las controlas y manipulan para protegerlas, cuando lo único que quieren es tener a alguien en casa para todo lo que necesiten (ya sea hacer las labores de la casa, salir a cenar, tener sexo…). Estas cosas pasan en la vida real, dándose casos tanto de hombres como de mujeres que maltratan a sus parejas, aunque parece que el tema de los hombres maltratados pasa mucho más desapercibido, pero eso no significa que no los haya.

Sin embargo, como he dicho, en la literatura parece que abunda el caso contrario, el que parece que suele ser más común: hombre extremadamente controlador, obsesivo y, en ciertos casos, incluso acosador, hasta el punto en que ellas deben obedecerles ciegamente por tal de evitar que ellos se enfaden, lo cual demuestra que tienen miedo de estos hombres con los que salen. Estoy pensando en casos muy concretos, sí, pero voy a abstenerme de dar nombres. No es ese el motivo por lo que escribo esto, sino porque me parece verdaderamente lamentable que, después de todo lo que se ha luchado por la igualdad, ahora vengan a decirnos que los hombres que nos controlan, nos manipulan y, a veces, nos usan como objetos sexuales lo hacen porque nos quieren y por protegernos. ¡Venga ya, hombre! Si te controla y se enfada contigo por decidir por ti misma, será que no te quiere tanto. El amor implica respeto, confianza y comprensión, e imponer a la otra persona tus propias reglas, castigándola si las incumple, demuestra que lo que tú tienes por esa persona no es amor, sino obsesión. Obsesión por controlarla a tu antojo y por mantenerla alejada de su entorno para que no pueda abrir los ojos y escapar de ti.

Begoña es una de esas personas controladas por su pareja. Germán siempre le ha dicho cómo debe comportarse, qué puede y no puede hacer, con quién puede o no relacionarse e incluso lo que se puede poner para ir a trabajar. Y Begoña ha obedecido, pensando que él sólo se lo decía por ella, para protegerla. ¿De qué? Pues de otros hombres que puedan querer algo con ella, de mujeres que le peguen su “golfería” (sí, Germán es de los que piensa que si una mujer se acuesta con muchos hombres, es una “golfa”, pero no opina lo mismo de los hombres que se acuestan con muchas mujeres) e incluso de ella misma, ya que Begoña es tan tierna e inocente que no sería capaz de decidir por sí misma si se lo propusiese. O eso es lo que Germán le hace creer.

En fin, me estoy encendiendo mucho con este tema, pero es que es algo que no puedo soportar. Me parece increíble que todavía existan personas, principalmente mujeres, que quisieran tener a alguien que las controle día y noche, que las castigue si no hacen lo que se les dice, que las hagan sentir culpables por decidir por sí mismas… No entiendo que haya personas así y menos cuando se trata de mujeres, después de todo lo que se ha luchado y se sigue luchando para erradicar el machismo. Me parece muy triste cuando me encuentro con gente que quiere dar el braguetazo de su vida para ser un/a mantenido/a y no tener que trabajar nunca, implicando esto estar sujeto/a a la economía (y los deseos) de la pareja. Y lo peor, como digo, es que en la mayoría de los casos suelen ser las mujeres las que piensan así. Y yo me pregunto: ¿es que no se quieren lo suficiente como para ser capaces de valerse por sí mismas?

Pero no quiero entrar en ningún debate sobre machismo, feminismo ni hembrismo, porque entonces nos dan las tantas. Simplemente, me alegra horrores que la autora de Las reglas de mi ex haya cogido al toro por los cuernos y haya mostrado a esos hombres controladores y manipuladores como lo que son: unos maltratadores, ya sea física o psicológicamente. O ambas, que es todavía peor. Y, sí, como digo también hay mujeres maltratadoras, pero en este caso me estoy refiriendo a la literatura actual, en la cual, lo que nos solemos encontrar son hombres extremadamente machistas y controladores y mujeres que caen rendidas a sus pies y los obedecen en absolutamente todo. Que está muy bonito entregarse en el amor, pero… hay ciertos límites, digo yo, especialmente cuando no recibes lo que das. A mí, personalmente, eso de que me digan “Eres mía” me dan ganas de pegarle un señor tortazo al hombre que me lo dijese, que le dejaría la cabeza más descolocada que la de la niña de El exorcista. Seriously.
Me callo ya, que a lo tonto me alargo más de la cuenta xD

¿Lo mejor? El mensaje que contiene la novela.
¿Lo peor? Germán. Ojalá las personas como él, hombres y mujeres, se extinguiesen.

¿Lo recomiendo? Sin duda alguna. Antes que cualquier novela erótica (así en general, sin discriminar a nadie), recomiendo encarecidamente Las reglas de mi ex.

Deja un comentario »

Los ejecutores, Maureen McGowan

¡Hola a todos!
Ya hace mucho que no me paso por aquí 😛 Traigo una nueva reseña, en esta ocasión de una segunda parte, así que es posible que os encontréis spoilers de la primera, Los indeseables.

images

Título: Los ejecutores
Autora:
Maureen McGowan
¿Saga?
Crónicas de Haven #2.
Editorial: Oz
ISBN: 9788494112393
Número de páginas: 327
Publicación: 22 de Enero de 2014
Género: Distópica
Sinopsis: Lo único más peligroso que ser un mutante es convertirse en agente doble.
Para Glory, la vida en Haven es un peligro constante. Ayuda a otros mutantes como ella a escapar de la cúpula de Haven mientras finge ser una agente de la Unidad de Ejecucioón, que se dedica a perseguir y exterminar a esos mismos mutantes.
Su doble vida la mantiene en tensión. Finge estar enamorada de Cal, su compañero ejecutor, pero en realidad ama a Burn, el misterioso mutante que lidera la resistencia fuera de la cúpula. ¿Cuánto tiempo podrá seguir sin que la descubran?

RESUMEN
Glory está jugando a dos bandas. Tras dejar a su padre y a su hermano a salvo fuera de Haven, junto a los componentes de la Resistencia, ella ha regresado a la ciudad, fingiendo que había sido secuestrada por Burn, del cual, en realidad, está enamorada. Sin embargo, para mantenerse a salvo, y con ella a su familia, Glory debe disimular.

En Haven, ella sigue siendo la pareja de Cal, el chico del que siempre había estado enamorada. Pese a que había creído que Cal la había traicionado, Glory sigue sintiendo hacia él un inmenso cariño, pero, desde que Burn apareció en su vida, la joven se encuentra dividida. Por un lado, debe fingir que sigue amando a Cal, pero por otro, no quiere hacerle daño. Quizás Glory no tenga claros sus sentimientos, pero sí sabe que le duele mentir a Cal.

No obstante, a su alrededor están sucediendo muchas coasa que le evitan tener que tomar una decisión. En Haven hay terroristas dispuestos a rebelarse contra la Dirección, a la cual, supuestamente, Glory sirve, pues se encuentra en el entrenamiento para convertirse en ejec como parte de su tapadera. Sin embargo, en realidad, Glory se dedica a ayudar a todos los mutantes que le es posible para que escapen de Haven y puedan unirse a la Resistencia.

Pero en cuanto la señora Kalin aparezca en su vida, Glory empezará a plantearse qué es lo que de verdad quiere.

MI OPINIÓN
Esta segunda parte de Los indeseables ha sido tan y tan enrevesada, que no sé por dónde empezar a reseñarla. Los líos amorosos de Glory, el entrenamiento para ser ejec, las ayudas a los mutantes, los ataques terroristas, la señora Kalin… De verdad, admiro muchísimo a la autora de este libro por haber sabido tirar, al mismo tiempo, de tantísimas cosas. Yo, en su lugar, todavía estaría intentando aclararme y utilizando croquis y esquemas como una loca.

Personajes. Glory no me ha dejado muy buena impresión en este segundo libro. Constantemente se deja influenciar por los demás y, cada vez que toma una decisión por cuenta propia, sucede algo que la obliga a dejar esa idea de lado y termina por dejarse llevar. Así que no es que la haya visto muy espabilada, salvo, quizá, al final.

Cal me ha caído genial, aunque sin llegar a convertirse en mi personaje favorito. En el primer libro apenas aparecía en un par de capítulos, pero aquí, Glory lo ve cada día, así que hemos podido conocerle bien. Es un chico decidido, atento y con unos principios muy claros, y además quiere con locura a Glory y la entiende lo suficiente como para concederle su tiempo tras el supuesto secuestro que ella ha vivido. Vamos, sin duda es el novio que cualquier chica podría desear tener, aunque parece que Glory no se cuenta entre ellas.

A Burn lo vemos poco aquí. Él se encuentra fuera de Haven, junto a Hector y Drake, el padre y el hermano de Glory, respectivamente, los cuales ni siquiera aparecen. La verdad, me imagino a Burn un poco como a Kirtash, uno de los protagonistas de la trilogía Memorias de Idhún, de Laura Gallego. Con esa seriedad, con ese aire de misterio, con esos silencios y esa forma tan sencilla y discreta de demostrar su amor a Glory, no puedo más que imaginármelo así.

La que más me ha desconcertado en este libro ha sido la señora Kalin. Es un personaje un tanto ambiguo, aunque al principio cuesta darse cuenta, ya que se desvive por Glory y por su bienestar y ella siempre se siente bien a su lado. La señora Kalin trabaja en la Dirección y aporta a la protagonista un nuevo punto de vista, pues ella siempre había pensado que no podía ni debía fiarse de nadie de la Dirección.
SPOILER. Y, de hecho, no debería fiarse. Al principio admito que este personaje me encantó, pero a medida que iba apareciendo, a medida que se ganaba la confianza de Glory con tanta rapidez, comencé a sospechar. Y no me equivoqué: la señora Kalin resulta ser el principal enemigo en este libro. Suerte que Glory se da cuenta a tiempo y reacciona, aunque me pregunto yo cómo va a terminar todo esto en el tercer libro… FIN SPOILER.

Por lo demás, me apenó mucho que no aparecieran Hector y Drake, pero al menos sí que vuelven a salir Jayma y Scott, además de otros muchos personajes muy interesantes.

Escritura. La verdad, como he comentado, se me hizo un poco enrevesada la lectura de esta novela y creo que gran parte de culpa la tiene la forma en que está escrita. La autora se centra más en descripciones de lugares o sentimientos que en la propia acción, de forma que ni siquiera los diálogos llegan a resultar esclarecedores. Entre eso y la de cosas que le pasan a Glory… Un lío.

Edición. La verdad es que la portada no me gusta ni un poquito, pero no por ello deja de ser adecuada para la historia. Me parece muy fea, sinceramente, pero, al mismo tiempo, refleja a la perfección lo que cuenta la novela, cuya edición interior está bastante bien cuidada.

Historia. Se me ocurren algunos adjetivos para definir lo que sucede en este segundo libro de la saga: confuso, enrevesado, rápido, precipitado, pero, a pesar de todo, muy interesante y dejando con ganas de conocer el final de la historia. El problema con este libro, como he dicho, es la forma en que está escrito, pues la autora se detiene mucho en cosas que quizás no tengan tanta importancia, pero pasa muy por encima lo verdaderamente importante, lo que cambiará la vida de la protagonista de un modo u otro. Así que apenas nos da tiempo a coger aire entre una cosa y otra, a asimilar un suceso o un cambio, cuando llega otro todavía más radical que el anterior.
Aun así, como he dicho, las ganas de leer el final de la saga las deja muy altas.

¿Lo mejor? Cal y Burn. Los dos me encantan.
¿Lo peor? La forma en que el libro está escrito.

¿Lo recomiendo? Bueno, he de admitir que me gustó más el primer libro de la saga, pero si hay algo que le sobra al segundo es acción y engancha mucho. Así que, a pesar de lo malo que he comentado, sí que lo recomiendo.

1 Comentario »

Lola y el chico de al lado, Stephanie Perkins

¡Hola a todos!
Ya era hora de que trajera la reseña de uno de los primeros libros que he leído este año y, que al igual que su predecesor, Un beso en París, me encantó.

Plataforma_Cubierta_un_chico_al_lado.indd

Título: Lola y el chico de al lado
Autora: Stephanie Perkins
¿Saga?
Un beso en París #2.
Editorial: Plataforma Neo
ISBN: 9788415750536
Número de páginas: 399
Publicación: Abril de 2013
Género: Realista, juvenil romántica
Sinopsis: Para la diseñadora de moda en ciernes Lola Nolan, las prendas de ropa más llamativas, más brillantes, más divertidas, más salvajes, siempre son las mejores. A pesar de su estilo extravagante, Lola es una hija ejemplar y una buena amiga, y tiene grandes planes para el futuro. Todo en su vida parece bastante perfecto (incluso su guapísimo novio roquero) hasta que los gemelos Bell se mudan de nuevo a la casa de al lado. 
Cricket Bell ha vuelto y quiere arreglar los problemas del pasado. Y Lola deberá reconocer sus verdaderos sentimientos hacia él.

RESUMEN
Lola Nolan tiene tres simples deseos, siendo el más simple de ellos no volver a ver a los gemelos Bell, Calliope y Cricket, quienes fueron sus vecinos en el pasado. Los Bell se marcharon años atrás y Lola ha seguido adelante, estudiando, saliendo con su amiga Lindsey, diseñando y cosiendo. Incluso tiene novio, Max, un chico que a Nathan y Andy, los padres de Lola, no les gusta nada, principalmente porque es cinco años mayor que Lola, quien, además, aún es menor.

Sin embargo, cuando ella menos lo espera, la familia Bell vuelve.

De nuevo, frente a la ventana de su habitación, Lola puede ver a Cricket Bell, ese chico con el que tuvo una historia, pero con el que acabó mal, aunque ninguno de los dos se atreva ahora a admitirlo en voz alta.

Ella, al principio, quiere seguir tal como estaba, sin que Cricket vuelva a entrar en su vida, más allá de ser su vecino. Pero él no opina igual: está dispuesto a arreglar los errores del pasado y, quizás, a tener una nueva oportunidad con Lola. La cual, casi sin quererlo, va cediendo lentamente, a pesar de que intenta no hacerlo, pues ella ama a Max.
… ¿O no?

MI OPINIÓN
Este segundo libro de Stephanie Perkins me atrapó casi tanto como Un beso en París, aunque he de admitir que llegué a echar de menos a los personajes del primer libro. A casi todos, claro, pues Anna y Étienne aparecen en Lola y el chico de al lado, cosa que agradecí, la verdad. Sin embargo, los personajes de este segundo libro pronto atrapan al lector y se ganan un hueco en su corazón.

Personajes. Lola, la protagonista, me cayó a ratos bien y a ratos mal. Me parecía que actuaba siempre de manera muy egoísta e injusta, tanto con Max como con Cricket, además de que desobedecía mucho a sus padres, aunque hasta cierto punto eso puedo entenderlo. Por suerte, a lo largo de toda la novela se ve una clara evolución del personaje, por lo que el resultado final fue bastante satisfactorio.
Sí que me gustó el estilo tan definido de Lola. Le gusta vestir de una manera muy concreta, usando pelucas, disfraces y colores muy chillones y vistosos, y en ningún momento se arrepiente de ello. A ella le gusta ser así y está orgullosa de sus gustos y su estilo.

Al que adoré desde el momento en que apareció fue a Cricket. ¡Es tan adorable! Desde el principio se notaba que estaba coladito hasta las trancas por Lola y que se moría por arreglar las cosas con ella, pero, al mismo tiempo, supo respetarla cuando se enteró de que ella tenía novio. Siempre preocupado por ella, siempre queriendo cuidarla, siempre intentando ser su amigo, ya que, al estar Lola con Max, Cricket dejó de aspirar a ser nada más para ella. Lo supo encajar bien y eso es digno de admirar.

También me encantaron Lindsey, una de esas amigas de las de verdad, de las que escasean, y los padres de Lola, Nathan y Andy. Nathan es un poco más serio, más exigente, mientras que Andy siempre trata de ser comprensivo con su hija, o, al menos, de ponerse en su lugar antes de regañarla y/o castigarla. Y no podemos olvidarnos de Norah, la madre biológica de la chica, aunque he de admitir que esperaba que Norah tuviese más protagonismo del que finalmente tuvo. Un papel más relevante, no sé.

Al que odié profundamente fue a Max. Al principio no llegó a caerme mal, su relación con Lola me parecía muy especial, sincera y verdadera, pero llega un punto en que conocemos la auténtica cara de Max y… En fin, no quiero soltar spoilers, pero acabó pareciéndome más infantil e inmaduro que Lola, pese a tener él cinco años más. Ella, al menos, tiene personalidad.
Y qué decir de Calliope Bell… La hermana de Cricket me iba cayendo cada vez peor a medida que avanzaba la novela, pero, por suerte, la autora nos da ocasión de conocerla un poco mejor. Así que, aunque sea por los pelos, se salva.

Oh, y por supuesto me encantó reencontrarme con Anna y Étienne. Los dos son compañeros de trabajo de Lola e, indirectamente, ayudarán a la protagonista de esta historia a madurar como persona y a tomar las decisiones adecuadas. Increíbles, como siempre.

Escritura. Poco puedo decir del estilo de Stephanie Perkins que no se haya dicho ya. Fresco, ágil, directo, te atrapa y te hace sentirte como un personaje más dentro de la historia, pues a las cosas sencillas las sabe hacer especiales. ¡Y la ambientación! Si con el primer libro me enamoré locamente de París, he de decir que me ha sucedido prácticamente lo mismo con San Francisco. Ya me llamaba la ciudad (me gustó desde que la conocí a través de la serie Embrujadas), pero ahora es que casi siento que necesito viajar allí y verla con mis propios ojos. Y eso que nunca, jamás de los jamases, he querido pisar Estados Unidos. San Francisco sería el único lugar que visitaría.

lola-boy-next-doorEdición. Me gusta mucho la portada, vistosa y colorida, como el estilo de Lola y un poco también el de Cricket. Y la edición interior me ha gustado bastante, aunque he de decir que me he topado con alguna que otra falta por ahí… Una pena.
Ah, y sobre el título, la verdad es que tengo sentimientos encontrados. Por un lado me alegra que lo dejaran tal cual, traducido literalmente del original (Lola and the boy next door), pero, por otro… Al encajarlo dentro de la saga, teniendo los otros dos libros títulos independientes que poco tienen que ver con los originales (Un beso en París se llama en inglés Anna and the French kiss [Anna y el beso francés], y Felices por siempre jamás, Isla and the happily ever after [Isla y el felices para siempre]), me pregunto si no hubiese sido mejor que Lola y el chico de al lado tuviese otro título, uno en el que no se incluyese el nombre de la protagonista. Por ejemplo, recuerdo que uno de los títulos que barajaba Plataforma Neo antes de traer el libro a España era De tu ventana a la mía, título que le hubiera venido que ni al pelo al libro, y los que lo hayáis leído sabréis por qué lo digo. A mí personalmente me gusta más que Lola y el chico de al lado, no sé. Pero sólo es mi opinión.

Historia. La trama es romántica, sencilla y realista, con una adolescente que quiere cumplir sus sueños, pero a la que todavía le queda mucho por madurar, muchos errores por cometer, antes de tomar las decisiones correctas y alcanzar, al fin, sus metas. La historia, pues, se desarrolla de forma sencilla, a veces quizá pecando de lenta, pero es que hay ciertas cosas que necesitan su tiempo, tal como la autora nos va demostrando a medida que sus personajes evolucionan, a medida que Lola se va dando cuenta de sus errores y aciertos; a medida que el lector va quedando atrapado en las páginas de la novela. Aun así, he de decir que he llegado a echar en falta un poquito más de desarrollo en algunas escenas. O en personajes, como en Norah, como ya comenté más arriba.

¿Lo mejor? Cricket, Anna y Étienne.
¿Lo peor? A veces parece que ha faltado desarrollo en algunas escenas o personajes.

¿Lo recomiendo? Sin ninguna duda. Una historia sencilla y realista que enamora.

Deja un comentario »