El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

Just listen, Sarah Dessen

¡Hola a todos!
Hoy traigo la que será la última reseña del mes de octubre y, de hecho, en bastante tiempo. En noviembre no creo que me pase demasiado por aquí, ya que voy a estar centrada en el NaNoWriMo y quiero aprovechar bien el tiempo, así que quizás no vuelva a subir una reseña hasta diciembre. Quizás 😛

9788415120643

Título: Just listen
Autora: Sarah Dessen
¿Saga?
Libro independiente.
Editorial: Maeva Young
ISBN: 9788415120889
Número de páginas: 399
Publicación: 13 de Marzo de 2012
Género: Realista, juvenil
Sinopsis: Annabel Greene es la chica que lo tiene todo. Al menos ese es el papel que interpretaba en el anuncio de unos grandes almacenes. Pero en este nuevo curso, es la chica que no tiene nada: ni mejor amiga, porque Sophie no quiere saber nada de ella; ni paz en casa, ya que los trastornos alimenticios de su hermana mediana mantienen en vilo a toda la familia; ni nadie con quien sentarse a comer en el colegio. Hasta que conoce a Owen Armstrong: intenso, obsesionado con la música y decidido a decir siempre la verdad, sin importarle las consecuencias. Con la ayuda de Owen, quizá Annabel encuentre el valor de afrontar lo que de verdad ocurrió la noche en que Sophie y ella dejaron de ser amigas.

RESUMEN
Annabel Greene es la menor de tres hermanas y la marginada del instituto. Su familia, su vida, su imagen, aparentan ser perfectas en el último anuncio que ha grabado, pero todo es muy, muy diferente a lo que los demás piensan. En realidad, sus hermanas, Kirsten y Whitney, nunca se han llevado bien entre ellas, especialmente desde que la segunda comenzó a dejar de comer. En realidad, todos la detestan en el instituto desde que Sophie, su antigua mejor amiga, la catalogó de zorra. En realidad, Annabel está cansada de trabajar como modelo.

Sus hermanas fueron modelos antes que ella, pero, por distintas razones, ambas acabaron dejándolo. Y Annabel quiere seguir sus pasos, pero no se atreve a hablar por miedo a decepcionar a su madre, quien es la que más disfrutaba del trabajo de modelo de sus hijas. La señora Greene tiende a dar las cosas por hechas, por lo que piensa que a Annabel le encanta ser modelo y, dado que ella no es capaz de hablar…

Tampoco lo fue cuando Sophie comenzó a odiarla y decidió que el instituto al completo debía hacer lo mismo. Sophie y Annabel empezaron a ser amigas cuando se conocieron a los doce años; desde entonces, la segunda siempre ha estado a la sombra de la primera. Sophie es autoritaria y no está en absoluto acostumbrada a ser desobedecida. Y, dado que Annabel siempre ha sido de carácter dócil, jamás se ha sentido capaz de desobedecerla.
Lo cual le hizo perder la amistad de Clarke, su amiga de la infancia.

Ahora, al comienzo del último año de instituto, Annabel se sabe odiada por Sophie, por Clarke y por el instituto al completo. No se lleva del todo bien con sus hermanas, ya que no alcanza a comprenderlas del todo, al menos a Whitney; y no es capaz de decirle a su madre la verdad sobre el trabajo de modelo.

Por tanto, Annabel se siente sola.
Hasta que conoce a Owen.

MI OPINIÓN
Esta es la segunda novela de Sarah Dessen que leo y, a diferencia de la primera, me ha gustado muchísimo. Me ha parecido una gran novela juvenil, me ha enganchado desde el principio y me ha parecido sólida, bien desarrollada y completamente verosímil. Y se me ha hecho corta.

Personajes. Annabel Greene, la protagonista, no ha sido santo de mi devoción, pero tampoco ha llegado a caerme mal del todo. Me explico: Annabel tiende a callarse las cosas, todas, por lo que jamás cuenta cómo se siente. Su principal problema es que no quiere decepcionar a los demás, ni entristecerlos, ni enfadarlos, ni hacerlos sufrir de ninguna manera. Por ello, en parte la comprendo, pero por otro lado, no me ha gustado nada que se guardara todo lo que sentía, que se callara una verdad para dejar que los demás crean una mentira, como sucede con su madre y el trabajo de modelo. Es genial que no quiera hacer daño a nadie, pero no se da cuenta de que, callándose las cosas, al final acabará por dañarlos al hacerlos creer que les mentía; por no hablar del hecho de que se mentía a sí misma.

Un ejemplo muy clarito de esto es lo que le sucede con Sophie. Ésta, desde pequeñita, ha estado acostumbrada a mandar y a ser obedecida, por lo que, desde el momento en que Annabel y Clarke le ofrecen su amistad, Sophie empieza a mandar y a decidir lo que deben hacer cuando están juntas. Sophie es odiosa, las cosas como son, ya que se cree superior al resto y con el derecho a mangonearlos a su antojo. No obstante, hay ciertos casos en los que Sophie, simplemente, estaba ciega, pero tampoco es capaz de vencer al orgullo y pedir perdón.

SPOILER GORDO: El caso es que Sophie se echa un noviete, Will Cash, al que Annabel conoce una de esas noches en que, cuando casi acaban de conocerse, Sophie la arrastra fuera de casa. El tal Will Cash no es ninguna joyita y anda intentando beneficiarse a todas las amigas de su novia, a las que luego ésta margina en el instituto al tildarlas de zorras, pues siempre cree que fueron ellas las que se lanzaron a por su chico; nunca al revés. Entonces, una noche en que Annabel ha hecho una nueva amiga, Emily, que no le cae bien a la perfecta y muy madura Sophie (nótese el sarcasmo), y van las tres juntas a una fiesta, Annabel es atacada por Will Cash en un dormitorio. Ella intenta defenderse, pero en ningún momento grita ni llora pese a saber que está a punto de ser violada. Entonces, muy oportunamente, Sophie los descubre y Will le da la vuelta a la tortilla, haciendo ver que fue Annabel quien se lanzó a por él. Y, dado que ésta no está llorando asustada, Sophie cree a su novio y, a partir de entonces, Annabel se convierte en la zorra.
Queda más que claro que el culpable es Will Cash, pero creo que las dos chicas también son culpables. Para empezar, Sophie lo es por no sospechar que todas sus amigas vayan a por su chico, por fiarse de él tan ciegamente pese a su reputación de mujeriego; por estar ciega. Y Annabel, desde luego, también tiene culpa, ya que, a pesar de que no hizo nada, no habla, sino que se calla y deja que todos crean que ha intentado acostarse con el novio de su mejor amiga. No hace nada, cuando podría evitar que Will Cash actuase de nuevo.
Sobra decir que Annabel pierde a Emily, quien se alía con Sophie; al igual que antes perdió a Clarke, quien tuvo personalidad y no quiso seguir a Sophie como un perrito faldero. Como hizo Annabel. FIN SPOILER.

En fin, como vemos, Annabel es una chica callada, excesivamente callada, mientras que Sophie es autoritaria y cruel. Clarke, por otro lado, demostró tener personalidad ya desde pequeñita y no se dejó arrastrar por Sophie, por lo que se ganó mi simpatía enseguida. Por otro lado, Emily, quien fuera al principio amiga de Annabel, luego pasó a ser el nuevo perrito faldero de Sophie, pero demostró aprender de sus errores y tratar de enmendarlos, por lo que también me gustó. Todas ellas tienen su papel en la novela y lo cumplen a la perfección.

En cuanto al hogar de Annabel, me encantó el que sus hermanas fuesen tan distintas. Kirsten, la mayor, es extrovertida, aventurera, lanzada y muy charlatana; Whitney, la segunda, es silenciosa, extremadamente introvertida y adora estar sola. Y Annabel, digamos, es algo así como el punto intermedio entre ambas, aunque quizás se parezca bastante más a Whitney. Annabel es callada, sí, pero le gustaría tener una vida socia más activa. Echa de menos la compañía de una amiga, pero no se ve capaz de arreglar las cosas ni con Sophie, ni con Clarke, ni mucho menos de hacer nuevas amigas.

Sin embargo, pronto empieza a conocer a Owen Armstrong, un chico fortachón que tiene fama de ser el más violento del instituto. Owen ha tenido que pasar un tiempo expulsado debido a su agresividad, pero, por suerte, ya está aprendiendo a controlarla y lo hace especialmente a través de la música, que es algo muy, muy importante para él. Owen está aprendiendo a exteriorizar lo que siente a través de palabras, de diálogos pacíficos, y también a aceptar las opiniones de los demás cuando éstas no se ajustan a las suyas. No se calla nada, pero nunca le habla mal a nadie; ya no. Por tanto, puede ser el mejor guía para que Annabel consiga exteriorizar lo que piensa y aprenda a enmendar los errores que comete en lugar de permitir que los enfados de sus amigos se prolonguen indefinidamente.
Me ha encantado Owen, la verdad. Y también Rolly, su mejor amigo.

Escritura. El estilo de Sarah Dessen me ha parecido sencillo, coloquial, pero no por ello menos elaborado. Sabe transmitir con exactitud los pensamientos de una adolescente que se siente perdida y sola, de tal manera que consigue atrapar por completo al lector y hacer que quiera seguir y seguir leyendo. Una pena que la traducción no sea todo lo acertada que debería…

Edición. Me encanta que no hayan traducido el título. De verdad. Me parece que en inglés ya tiene la suficiente fuerza para resumir todo lo que es esta novela. Y lo mismo me pasa con la portada. En cuanto al interior, no tengo quejas.

Historia. Esta es una novela con muchísimos hilos abiertos. Por un lado, tenemos el tema de la familia no tan perfecta de Annabel, en la que cada miembro va por su lado y apenas hay unidad familiar, por más que la madre de Annabel quiera pretender que así es. Una hermana viviendo fuera, la otra encerrada en su mundo, con su trastorno alimenticio, y la tercera, guardándose cosas para sí que, tarde o temprano, la harán estallar, pues la hacen infeliz. La madre, ciega por propia voluntad, queriendo creer que todavía son felices y cuentan unos con otros, y el padre, queriendo centrarse en las cosas que hay que hacer para no tener que pensar en los problemas de su familia.

Por otro lado, las antiguas amigas de Annabel odiándola, cada una por diferentes razones, y ella sintiendo que lo merece, que debió haberse explicado pero no lo hizo, que ya es tarde y que jamás la hubieran perdonado. La autora transmite a la perfección los sentimientos de inferioridad de Annabel, quien, pese a saber que en ciertos casos no hizo nada malo, todavía piensa que merece ser odiada sólo porque, en el momento adecuado, no fue capaz de hablar, o tomó una mala decisión, o creyó que sería inútil intentar nada… Annabel es derrotista: cuando discute con alguien, cree que ha perdido a ese alguien para siempre, por lo que no toma la iniciativa de hablar, de intentar arreglar las cosas. Ella directamente cree que no van a perdonarla, que actuó mal y que es normal que la odien, por lo que lo da todo perdido de antemano.
Y por eso me encanta que, junto a una protagonista tan negativa que necesita un buen empujón, aparezca un chico que está aprendiendo a luchar contra sus problemas, que está empezando a vencerlos y que la puede ayudar a ella a abrirse a los demás. Por eso me encanta Owen.
Y por eso me ha encantado esta novela.

¿Lo mejor? Owen y Clarke.
¿Lo peor? Sophie y Will Cash. Y que se me ha hecho cortísima.

¿Lo recomiendo? ¡Y tanto que sí!

Anuncios
Deja un comentario »

Dos lunas, Care Santos

¡Hola a todos!
Hoy traigo la reseña de un libro que me compré en 2009 y que no leí hasta hace muy poquito.

Lunas

Título: Dos lunas
Autora: Care Santos
¿Saga?
Libro independiente.
Editorial: Montena
ISBN: 9788484413745
Número de páginas: 391
Publicación: 2009
Género: Fantástica, distópica, juvenil
Sinopsis: En un mundo completamente devastado por el cambio climático, donde la mayoría de los animales se ha extinguido, las temperaturas han subido varios grados y los polos se derritieron hace años, nacen Eilne y Níe, dos mellizos, últimos representantes del odiado Clan de las Dos Lunas. Para librarles del peligro de estar en el punto de mira de los mediocres que gobiernan el mundo, Rea, la madre de los mellizos, envía a sus hijos al pasado, aunque se mantiene en contacto con ellos a través de los sueños y del subconsciente. Cuando alcanzan los doce años, les encomienda una misión que deberá traerlos de vuelta al lugar y la época de la que proceden, donde deberán fundar una ciudad que salve al mundo in extremis. Los habitantes de este lugar idílico, único superviviente de un mundo en ruinas, deberán llegar del pasado, como ellos, y pertenecer a su mismo Clan.

RESUMEN
Eilne es una chica de casi doce años que está cansada de vivir con su tía Senda y con su primo Jan. Senda siempre es injusta con su sobrina y mima en exceso a Jan, aunque, por suerte, éste y Eilne se llevan bastante bien a pesar de todo. A Eilne le gustan las lechuzas, el planeta Venus y escribir cada día lo que le sucede. Jan, en cambio, vive más metido en su mundo virtual que en el real, pues es un experto en informática.

Y hoy, a punto de cumplir doce años y tras muchas señales, Eilne ha decidido marcharse de casa.
Quiere encontrar a su madre. Quiere saber por qué Senda nunca le cuenta nada de ella, por qué la mantiene en la inopia, por qué la trata como si no la quisiera. Y quiere una vida mejor.

En otro lugar, no demasiado lejos, vive Níe, un niño que ha crecido en un hogar de acogida, a cuya dueña, la señora Ibsan, el chico considera su madre, al igual que los otros tres niños que viven allí. Níe y sus amigos se sienten especialmente contentos con la vida que tienen, pues la señora Ibsan no los trata mal y les ha enseñado disciplina. Por ello, ninguno de los cuatro niños tiene intención de cambiar.

No obstante, en torno a Eilne, Níe y sus respectivos amigos se está trazando un plan que viene de un tiempo distinto, un tiempo en el que la Tierra ha quedado casi devastada, apenas quedan ya humanos y Venus se ha convertido en una segunda luna del planeta…

MI OPINIÓN
Este libro empezaba a las mil maravillas, pero, a medida que avanzaba en la lectura, la historia, los personajes, el ritmo, la verosimilitud… fueron decayendo por completo. El mundo que nos presenta la autora parece estar perfectamente trabajado, pero ya antes de llegar al final tienes la sensación de que esta novela necesitaba una corrección a fondo, que la autora necesitaba profundizar bastante más en los personajes, especialmente en las relaciones entre ellos. Porque no resultan creíbles.

Personajes. Esta es una novela coral en la que cada capítulo, muy cortito, se centra en un personaje distinto. Así, al principio conocemos a Eilne, la que es claramente la protagonista, al menos durante la primera parte del libro. Se trata de una niña de once años que se siente atrapada en su hogar, pues su tía siempre es muy injusta con ella y su primo la espía en la ducha. Ella quiere saber quién es su madre, dónde está, cuándo podrá reunirse con ella… Y por eso se lanza a la aventura completamente sola, huyendo no sólo de su tía, sino del amigo de ésta, Bat Lawinski, que se lanza en su busca con intenciones nada benignas. También a Lawinski podremos conocerlo en algunos capítulos, por lo que veremos que él, junto con cierto personaje del futuro, el Ser Supremo, es el villano de la historia.

A Senda, la tía de Eilne, apenas la conocemos, pues la autora apenas le dedica cuatro capítulos para mostrar su punto de vista. A su hijo Jan, sin embargo, sí que podremos conocerle un poquito mejor, pero, la verdad, aunque es un chico inteligente, no lo es tanto como Eilne, ni tampoco tan decidido como ella. Me ha parecido un personaje flojo, cogido con pinzas, como si su papel en la obra fuera hacer bulto y nada más.

Por otro lado tenemos a Níe, el que, aunque ni él ni la chica lo saben, es el hermano gemelo de Eilne. Cuando nacieron fueron separados; ella se quedó con Senda, como ya he explicado, mientras que Níe fue a parar a un hogar de acogida regido por la señora Ibsan y en el que se ha sentido siempre como en casa, como uno más. No obstante, esto es lo poquito que llegaremos a saber de Níe, pues la autora apenas profundiza en él, ni siquiera en los capítulos en los que, supuestamente, se nos debían mostrar sus pensamientos y sentimientos. Algo que está hecho de manera muy, muy superficial, sin que se ahonde en ello.

Lo mismo pasa con el resto de personajes. Hay muchísimos más, pues, como digo, es una obra coral, pese a que se nos diera a entender que la protagonista iba a ser Eilne y, un poquito por detrás, Níe y Jan. Pero, pasada la mitad de la novela, los tres chicos parecen haberse convertido en meros espectadores de todo lo que sucede a su alrededor, que implica a muchísimas personas del año 2012 y del milenio próximo. Además, hay muchas historias de por medio en las que se cuenta algo que pasó hace tiempo a personas que ya no viven, así que imagino que, al haber tantísimos personajes implicados, resultaba un tanto inevitable que los tres supuestos protagonistas acabaran convertidos en secundarios.

SPOILER: Por si fuera poco, al final de la novela la autora empieza a sacarse personajes de la manga, personajes a los que jamás antes había mencionado o a los que habíamos perdido la pista al desencadenarse la acción. Me explico: en este libro se juega mucho con el tema de los hermanos gemelos. Prácticamente todos los personajes (como excepciones se me ocurren Senda y Jan) tienen un gemelo o gemela, pero no en todos los casos se nos explica esto. Por ejemplo, uno de los amigos de Níe, Johan, que vive en el hogar de acogida con él, es muy secundario y cuando empieza a pasar todo lo, digamos, “gordo”, Johan desaparece de escena. La autora no da absolutamente ninguna explicación de qué le ocurre, dónde se mete, si está vivo o muerto… Sin embargo, en las últimas páginas, de manera muy breve y precipitada, de repente se nos habla sobre una sucesión de personajes que están vivos y felices. Y entre ellos no sólo está Johan así, by the face, sino un hermano gemelo que la autora se saca de la manga, by the face también. Algo parecido pasa con Erik, aunque no exactamente; éste y Lars, gemelos, son los otros dos amigos de Níe y Johan, del hogar de acogida. Durante la acción solamente Lars está presente y no da muestras jamás de preocuparse por su hermano (cuando, anteriormente, Erik se había preocupado por él). Y sin embargo, al llegar al final, sin que la autora haya explicado jamás qué fue de Erik, de repente nos lo volvemos a encontrar, tan feliz y tranquilo, junto a su gemelo. By the face totalmente, oye. FIN SPOILER.

Escritura. He leído algún otro libro de la autora y creo que ninguno había sido tan enrevesado como este. Como he comentado, hay muchísimas historias que se entremezclan, del presente y del pasado, y además aparece un tema científico que es tremendamente importante para el desarrollo de la trama. En ese punto, el científico, no puedo sino aplaudir a la autora, ya que consiguió que una negada para las ciencias como yo se enterara de todo sin perderse. No obstante, respecto a la estructura de los capítulos tengo una gran pega… además de lo que he mencionado acerca de profundizar en los personajes.

Los capítulos de este libro están divididos al igual que en la saga Canción de Hielo y Fuego: tomando a un personaje concreto y narrando la acción desde su único y exclusivo punto de vista, pero sin utilizar la primera persona. Si no me equivoco, a una novela estructurada de esta forma se la conoce como novela río (corregidme si me equivoco, please). Sin embargo, no creo que sea adecuado llamar “novela río” a Dos lunas, puesto que el tema de centrarse en los pensamientos de un solo personaje en cada capítulo… la autora lo lleva realmente mal. Un ejemplo: un capítulo titulado Lars, en una novela así, da a entender que veremos el mundo a través de los ojos de Lars. Pero no: el protagonista de este capítulo es Erik. Y digo yo: ¿entonces por qué no se titula Erik? Y este no es el único fallo, pues hay capítulos en los que la autora alterna entre el punto de vista de un personaje u otro. Si no recuerdo mal, hacia el final había un capítulo titulado Senda, pero empieza siendo protagonizado por Jan. Y otro que tiene a Níe como protagonista también muestra la perspectiva de Jan.
Vamos, que en este aspecto no me parece que la autora lo haya hecho bien. Y ya no sólo por lo de los puntos de vista de los personajes, sino por no ahondar adecuadamente en ellos.

Edición. Creo que este es el único punto que salvo de este libro. Me encanta la portada, me parece muy adecuada, así como el título, y creo que el interior está bastante cuidado.

Historia. Como he comentado anteriormente, hay varios puntos de este libro que me cojean y algunos ya los he mencionado. Pero el que creo que es el más importante es el relacionado con la trama de la novela. Veréis, todo empieza cuando, en el año 3003, en un mundo post-apocalíptico, unos soldados enviados por el Ser Supremo asesinan a los últimos componentes del Clan de las Dos Lunas. En ese momento, uno de los soldados, Número 5, descubre a una mujer escondida en una torre que acaba de dar a luz y automáticamente se identifica con ella, porque ella misma está embarazada (Número 5 es Senda, y estaba embarazada de Jan; ya los conocemos a ambos). De pronto la mujer arroja a los dos bebés que ha parido por el hueco de la escalera y el Ser Supremo insta a Número 5 a arrojarse ella también, ya que se trata de la grieta del tiempo creada por el Clan de las Dos Lunas años atrás. Número 5 salta y el Ser Supremo, aun sabiendo que esos dos niños recién nacidos forman parte del clan que acaba de aniquilar; sabiendo que si los deja vivir supondrán una amenaza para él y para el mundo devastado que ha construido en el año 3003, le ordena a Número 5 que los cuide.

Es decir: la novela empieza con el villano de la historia salvando a los dos protagonistas pese a saber de antemano que son un peligro para él.
¿Alguien me explica dónde leches está la lógica en toda esta historia?

En serio, me tiré todo el libro esperando a que el Ser Supremo diese una muestra de por qué había salvado a los gemelos (que son Eilne y Níe, por si no resultaba evidente), pero es que terminó el libro y eso no se había explicado. Vamos, que las bases de esta novela son muy firmes y muy lógicas, como podéis ver.

Y el final es otro tema. SPOILER: Menuda manera más cutre de cargarse al malo: introduciéndose en su mente y haciéndole repetir que son todos libres una y otra vez, como un loro. Y él no opone resistencia. Y encima no lo hacen ni Eilne, ni Níe, sino Jan. Sí, ese personajillo que estaba todo el libro haciendo bulto hasta que a la autora le hizo falta su talento con la informática. Muy oportuno todo. Aparte, no es creíble que el villano, el Ser Supremo, tenga su “conciencia” vinculada a un ordenador al que puede acceder cualquiera con un poquito de maña. No es creíble que sea tan tremendamente fácil encontrar su mente dentro de ese ordenador, ni que Jan sea capaz de desactivarla con la facilidad con que se pone uno un calcetín. Vale, no soy experta en informática, pero es que no me creo que ni el más mañoso pueda hacer algo así con tantísima sencillez, sobre todo tratándose de un malo malísimo que todo lo ve y que ha destruido el mundo. Todos tenemos un punto débil, pero es que el del Ser Supremo estaba demasiado a la vista, leñes. Qué cutre xD FIN SPOILER.

¿Lo mejor? La portada.
¿Lo peor? Todo lo demás.

¿Lo recomiendo? Ni en broma. Este libro es tan absurdo en sí mismo que no comprendo que haya sido publicado, en serio. Al menos sin dos o tres correcciones más. Y muy a fondo. Porque la historia no es del todo mala, pero es que está tan malísimamente desarrollada…

Deja un comentario »

Frío, Laurie Halse Anderson

¡Hola a todos!
Hoy traigo la reseña de un libro que leí no hace mucho y que me dejó resaca literaria 😛

Frio-ROCA-062010

Título: Frío
Autora: Laurie Halse Anderson
¿Saga? Libro independiente.
Editorial: Roca
ISBN: 9788499181370
Número de páginas: 237
Publicación: 2010
Género: Realista, juvenil
Sinopsis: No debo comer. No debo comer. No debo comer.
Esta es la frase que Lía se repite constantemente. En su vida sólo hay sitio para contar las calorías, y para hacer ejercicio cuando la han obligado a ingerir una cantidad de alimentos que ella considera excesiva. Siempre. Pero ahora su amiga Cassie, con quien llegó al terrible pacto de convertirse en la más delgada del instituto, ha muerto y la persigue en sus sueños porque se la quiere llevar con ella, no quiere estar sola al otro lado. 
Lía tiene una oportunidad: puede aceptar la ayuda de aquellos que se la ofrecen, sus padres, su hermana pequeña; puede aceptar el consejo de los médicos; pero no será hasta que haya tocado fondo que pueda recobrar la ilusión por una vida que se le escapa de las manos.

RESUMEN
Cassie ha muerto. La han encontrado sola en un motel y Lia se pregunta si ella podría haberlo evitado. Aquella noche, antes de morir, Cassie la llamó, pero Lia tenía sus motivos para no responderle. Y ahora, sin embargo, se arrepiente de no haber cogido el teléfono.

Pero la muerte de Cassie no es el final de todo. Ahora, en su día a día, Lia tiene que soportar encontrársela, especialmente en su habitación cuando intenta dormir. Lia no comprende qué es lo que quiere el fantasma de su amiga; ella ya tiene bastante con evitar comer cada día para seguir siendo la chica más delgada del instituto.

Sin embargo, parece que Cassie está ahí precisamente por eso: por un pacto que hicieron cuando eran niñas, en el que juraban convertirse en las dos chicas más delgadas del instituto. Cassie lo consiguió, sí, pero tuvo que pagar un precio muy alto.

Y Lia lo ha logrado también, pero… ¿tendrá que pagar el mismo precio que su amiga?

MI OPINIÓN
Esta es la segunda novela que leo en que el tema principal es la anorexia. La primera fue Corazón de mariposa y no me pareció que estuviese bien hecho, pero FríoFrío sí que lo refleja bien.

Personajes. La protagonista, Lia, es una chica solitaria obsesionada con no comer, que adora a su hermana pequeña y que jamás ha conseguido entenderse con su madre. Vive con su padre, su madrastra y su hermanastra desde que salió del hospital, donde la internaron después de que se quedara demasiado delgada, y su madrastra, Jennifer, controla semanalmente que se mantenga en su peso.

Pero Lia ha aprendido a engañar a todos y a continuar quedándose más y más delgada pese a la vigilancia a la que la someten. Está en los huesos, pero ella todavía se ve gorda y quiere seguir adelgazando, hasta ser etérea y ligera, hasta eliminar todo rastro de grasa de su cuerpo. Está cumpliendo el pacto que hizo con Cassie y rechazando toda la ayuda que le ofrecen los demás: su madre, su padre, su madrastra, incluso su hermanastra de nueve años. Pero Lia los rechaza a todos.

Lia es una gran protagonista. Es inteligente, astuta, testaruda y también muy reservada. Se encierra en sí misma, en su enfermedad, y no se ve capaz de cambiar, ni siquiera por todos aquellos que pretenden ayudarla. A través de ella vemos cómo afecta realmente la anorexia a una persona, hasta el punto de casi matarse a sí misma en su afán por perder más y más kilos, y lo hace sin remordimiento alguno, sólo pensando en sí misma y no en el sufrimiento que causará a los demás.

Pero Lia tiene dos padres que, aunque ella vea lo contrario, se preocupan por ella. Su padre le da un voto de confianza, la acoge en su casa, la cree cuando ella le dice que está comiendo; realmente confía en ella y en que se está recuperando. La madre, por otra parte, es una prestigiosa doctora que, sin embargo, no sabe cómo manejar a su hija enferma de anorexia, y esconde su dolor y su preocupación bajo una máscara de rectitud y perfección. Está acostumbrada a mandar y ser obedecida, motivo por el cual Lia no la soporta y, tras su estancia en el hospital, decide no seguir viviendo con ella. Pero su madre, sencillamente, está preocupada por ella y busca soluciones a su problema.

Lia, no obstante, prefiere vivir con su madrastra, Jennifer, y su hermanastra, Emma, a la que adora como si se hubiesen criado juntas. Jennifer, al igual que el padre de Lia, trata de confiar en ella, vigila que no baje de peso y la cuida como si fuera su hija. Emma adora a su hermanastra mayor, a la que está muy unida, y está encantada de que viva con ellos.

Pero la persona verdaderamente importante aquí es Cassie, quien fuera amiga de la infancia de Lia y junto a la que ésta creció. Lia y Cassie tuvieron algunos problemas en la adolescencia, pues la segunda era un tanto, ejem, convenida (las cosas como son) y Lia se lo perdonaba todo sin necesidad de que Cassie pidiera perdón. Vamos, que era una amistad sólida y frágil a un mismo tiempo, aunque yo pienso que la culpa de esto último era de Cassie, que era la que dejaba de hablarle a Lia por una tontería y, al poco tiempo, volvía a buscarla y tan amigas, como si no hubiese pasado nada. Y Lia ni preguntaba, ni intentaba hablar las cosas, ni nada. Y eso me ponía enferma no, lo siguiente. Menuda jeta que tenía la colega Cassie ¬¬”

Y la sigue teniendo después de muerta. Cassie se le aparece a Lia por todas partes, provocándole unas horribles alucinaciones y gritándole que está como una foca cuando, en realidad, la chica es todo hueso. Pero eso es precisamente lo que Cassie pretende: que Lia siga adelgazando, que se siga matando, para que se reúna pronto con ella en ese mundo más allá de la muerte. Cassie pidió ayuda a Lia antes de morir y ésta no respondió, por lo que pretende hacérselo pagar llevándosela con ella al otro lado. Vamos, una joyita de amiga, tanto viva como muerta.

Pero este libro gira en torno a su amistad y, más en concreto, al juramento que hicieron de pequeñas para ser las chicas más delgadas del instituto. Al poco de haberse conocido siendo niñas, Lia descubrió que Cassie se daba atracones de comida y luego los vomitaba porque no quería estar gorda. Y así siguió durante su adolescencia, hasta que su cuerpo dijo basta. El problema fue que arrastró consigo a Lia, quien, para evitar vomitar, decidió que, directamente, no comería.
Vamos, que fue por culpa de Cassie que Lia acabó enferma. Y no contenta con ello, después de una amistad un tanto turbulenta, ahora quiere que Lia se mate. Premio a la amiga del año para Cassie.

Por último, un personaje clave para la resolución de la trama es Elijah, el chico que descubrió el cadáver de Cassie en el motel. Pero él es muy secundario, por lo que mejor no os cuento nada de él para que lo conozcáis vosotros mismos.

Escritura. El estilo de Laurie Halse Anderson es sencillo y directo, de forma que las páginas vuelan entre tus manos. Sus palabras enganchan de tal forma que, al acabar la novela, te quedas con eso que se conoce como “resaca literaria”: ganas de saber qué sucede después del final, de averiguar más detalles sobre los personajes, de que hubiera una segunda parte.

Edición. Me encanta la portada de la novela, me gusta cómo han traducido el título (Wintergirls) por Frío, ya que resume en una sola palabra lo que obtienen Lia y Cassie al adelgazar tanto; y también me gusta cómo han cuidado el interior de la novela. De hecho, hay una parte, casi al final, en el que nos encontramos con dos páginas en blanco, y no se trata de un error de imprenta, sino de algo que la trama necesitaba para reflejar lo que le pasaba a Lia en ese mismo momento. Así que un enorme “GRACIAS” a la editorial por una novela tan bien cuidada.

Historia. Como ya he ido explicando, la trama de esta novela gira en torno a la muerte de Cassie, una chica bulímica, y sus apariciones a Lia, su mejor amiga en vida y enferma de anorexia. Más en concreto, cómo Lia afronta al mismo tiempo varios frentes: la muerte de su amiga, las alucionaciones que sufre por culpa de ésta y de la anorexia, la convivencia con sus dos familias, los problemas con sus padres y, especialmente, cómo no es capaz de superar su enfermedad.
Más de una vez, la autora da a entender que, si sigue sin comer y medicándose de la forma en que lo hace, Lia acabará, efectivamente, haciendo compañía a Cassie en el más allá. Y eso es lo que Lia quiere evitar, pero no puede. No puede porque está enferma, porque ni siquiera tiene intención de curarse, sino de seguir adelgazando más y más y rechazando la ayuda y el apoyo de quienes le rodean. Está ciega y Cassie no hace sino incrementar esa ceguera.

¿Lo mejor? La forma en que está tratado el tema de la anorexia.
¿Lo peor? Cassie. Mal bicho.

¿Lo recomiendo? Sí. Creo que es una de esas escasísimas novelas juveniles que realmente tienen calidad y merecen la pena por lo mucho que enseñan.

Deja un comentario »