El jardín del invierno

Blog de reseñas literarias de @SilenZahra

La canción de los niños perdidos, Béatrice Bottet

en 4 diciembre, 2014

¡Hola a todos!
Hoy os traigo la reseña de una novela que tenía muchísimas ganas de leer, ya que la otra saga que leí de la autora, El manuscrito del rubí, me enamoró.

unademagiaporfavor-novedades-juvenil-junio-2013-edicionessm-penelope-green-la-cancion-de-los-niños-perdidos-beatrice-bottet-portada

Título: La canción de los niños perdidos
Autora: Béatrice Bottet
¿Saga?
Penelope Green #1.
Editorial: SM
ISBN: 9788467561645
Número de páginas: 262
Publicación: 2013
Género: Misterio, histórica, juvenil
Sinopsis: Londres, década de 1880: antes de morir, James Alec Green, prestigioso periodista de investigación, echa al fuego un informe y prohíbe a su hija Penelope, de 17 años, que investigue sobre él. Sin embargo, tras la muerte de su padre, la joven decide retomar el caso. En su camino se cruzarán un marinero francés que está de permiso en Londres, un músico callejero de gran talento y una extraña sociedad secreta.

RESUMEN
Penelope Green acaba de quedarse sola. Su padre, James Alec Green, ha muerto y, con él, todo lo que quedaba de la que fuera la familia de Penny. Ahora, ella está completamente sola, sin padre, sin hermanos, sin marido, sin tutor… En definitiva: sin un hombre que, en una sociedad donde las mujeres solían ser simples floreros, responda por ella.

Pero, pese a la soledad que la embarga, Penny se alegra de no tener que depender de nadie. Su padre no la ha dejado del todo desprotegida, ya que los Green fueron una familia pudiente, así que ella puede dedicarse a prepararse para ejercer la profesión con la que siempre soñó: la de periodista.

Justo antes de morir, James Alec Green destruyó unos informes acerca de un caso muy peligroso del que Penelope sólo conoce la dirección: Foxglove Court 21. El periodista ordenó a su hija que jamás, por nada del mundo, se inmiscuyera en aquel caso, pero Penny es curiosa, temeraria y también desobediente, por lo que comenzará a investigar por su cuenta.

Sin embargo, su tenacidad se tambalea al descubrir que Foxglove Court 21 se encuentra en el East End, uno de los barrios más empobrecidos y peligrosos de Londres, si no el que más. Penny es una señorita de clase alta, por lo que no se ve capaz de moverse sola por semejante barriada. Por suerte, en su camino se cruzan Cox, un acordeonista muy famoso y respetado en el East End, y Cyprien Bonaventure, un marinero francés que dispone de unos días para caminar por Londres.

De esta forma, Penelope y Cyprien se verán envueltos en una trama de asesinatos, desapariciones, venganza y una misteriosa canción que muy pocos en el East End se atreven a cantar…

MI OPINIÓN
Esta novela está plagada de elementos que engancharían a cualquier amante del misterio. A mí, desde luego, ha conseguido engancharme, e incuso días después de haberla terminado, todavía seguía sonando en mi cabeza esa cancioncilla que habla de unos niños perdidos…
No obstante y aunque la novela me ha gustado bastante, tiene, en mi opinión, un gran fallo: su protagonista.

Personajes. Penelope Green acaba de quedarse huérfana y tiene que habituarse a la soledad. Para ella resulta extraño, pues sus padres siempre han estado con ella y, además, ha tenido dos hermanos, Jason y Percival, pero ambos están muertos. Así que ella debe aprender a desenvolverse sola.

Lo primero que hace tras la muerte de su padre es desobedecerlo. Ahí, con un par de narices. Penny es demasiado curiosa y temeraria como para no comprender que, si su padre le prohibió investigar acerca del caso Foxglove Court 21, fue para protegerla. Eso sí: ella es una señorita y no puede andar sola y desamparada por el East End, porque enseguida se le acercan los maleantes y ella se acojona como la que más. Pero eso no la frena, no; ella sigue adelante, metiéndose donde no la llaman y, con eso, poniéndose todavía más en peligro.

No he soportado a Penny porque todo el rato va de, digamos, chula, es decir: “Yo soy capaz de descubrir este misterio, yo puedo con todo, yo no dependo de nadie más que de mí misma, así que no me pasará nada”. Sin embargo, en cuanto la niña, por metomentodo, acaba verdaderamente en peligro, ya cambia su postura a damisela en apuros: “¡Socorro, que alguien me salve! ¡Socorro, no quiero morir!” Vamos, que al final no te queda claro si la niña es temeraria, estúpida o si, simplemente, se adapta a las circunstancias. El caso es que yo no la he soportado.

Quien sí que me ha encantado ha sido Cyprien Bonaventure, el marinero francés. Él sólo busca pasar unos días en Londres con total tranquilidad, pero sabe que no va a serle fácil porque los ingleses no ven con muy buenos ojos a los franceses. Aun así, él está preparado para superar cualquier peligro (él sí) y, no sólo sabe idear las formas de salir de un apuro, sino que se lo toma siempre con mucho sentido del humor, como si todo no fueran más que simples gajes del oficio. Cyprien sí que es independiente, sabe sacar provecho de cualquier situación y, además, ve la vida en positivo. Debo decir que me han encantado sus constantes alusiones a las extrañas (para él) costumbres inglesas, también señaladas con mucho humor, como, por ejemplo, la manía de querer arreglarlo todo con un té 😛

Por último, tenemos a un tercer personaje que, desde que aparece por primera vez, está envuelto en el misterio. Se trata de Herbert Cox, un viejo acordeonista paralítico al que todo el mundo respeta en el East End. Cox le coge cariño a Penny la primera vez que la ve allí y se gana su confianza al defenderla de los maleantes, así que ambos terminan siendo buenos amigos.

SPOILER: Tengo que decir que yo jamás, JAMÁS, llegué a fiarme de Cox. Y, mira tú por dónde, tuve razón. Cox me parecía un tipo muy sospechoso, con toda esa horda de niños obedeciéndole ciegamente y dándole todo el dinero que consiguen cuando tocan en la calle. Se comportaba de una manera muy extraña con Penny, como si quisiera atraerla a ella también bajo su protección, al igual que hizo con todos esos niños. La verdad, desde el principio tuve la sospecha de que Cox estaba detrás del asesinato de Foxglove Court 21 y, a medida que Penelope iba descubriendo más cosas sobre ese caso, lo fui confirmando. Esa manera de actuar, como si ofreciera la información con cuentagotas, pero fingiendo al mismo tiempo ser un entrañable acordeonista, no presagiaba nada bueno. No sé, siempre me pareció que tenía dos caras y que Penny no debía fiarse de él tan a la ligera. Pero, claro, como ya he comentado, Penny es temeraria y estúpida. E ingenua, he de añadir. En fin, el caso es que Cox nunca me inspiró confianza y desde el principio me pareció no sólo el asesino, sino una especie de secuestrador. Y acerté en todo xD FIN SPOILER.

Dos personajes que no sé qué demonios pintaban en la novela son los Hillier, madre e hijo. Ella es la típica cotilla metomentodo, pero de clase alta, y él es el típico galán que pretende casarse con la chica, esto es, con Penny. La señora Hillier se cree con derecho a ordenarle a Penelope que se case con su hijo, pues piensa que una damita como ella no debe estar sola. Y el hijo, a la sombra de mami, intenta cortejar a Penny, pero, al menos, en la alta sociedad la niña sí que sabe desenvolverse bien, así que los larga con viento fresco. Apenas aparecen dos o tres veces a lo largo de toda la novela, así que me pregunto para qué demonios están aparte de para incordiar a Penny.

El resto del elenco de personajes lo componen, principalmente, los niños músicos que obedecen a Cox, en especial Maeve, y un grupo de adultos que están más involucrados en el caso Foxglove Court 21 de lo que Penny se puede imaginar.

Escritura. A pesar de que la protagonista me resultó absolutamente insoportable, el estilo de Béatrice Bottet logró engancharme, una vez más, a su historia. El libro está compuesto por una serie de capítulos repartidos en escenas muy cortitas que se leen en un suspiro, ya que la autora no es de las que dedican páginas y páginas a describir algo, y los diálogos son escuetos y sencillos, pues los personajes (a excepción de la prota) nunca hablan de más, sino que dicen lo justo y necesario para avivar la intriga del lector.

Edición. Aunque la portada me parece un tanto sosa, me alegro de que hayan conservado la original, ya que al menos las fuentes del título me parecen maravillosas. Por desgracia, el interior no está todo lo pulido que desearía, pues me he topado con ciertos fallos tontos que podrían haberse evitado perfectamente. En fin.

Historia. La verdad es que me ha encantado la historia de misterio, cómo la autora va proporcionando la información lentamente, cómo nos da a entender qué es lo que ha pasado… Todo el asunto de Foxglove Court 21 no se reduce a un simple asesinato, sino que va más allá, a una historia de venganzas, desapariciones y desesperación que se pueden resumir en una sola canción: la de los niños perdidos. La única pega que le veo… es que todo acaba resultando muy predecible.

SPOILER GORDO: Desde el instante en que se nos cuenta que todos esos hombres de la alta sociedad, incluyendo al padre de Penny, perdieron a un hijo años atrás, cuando eran muy pequeños, enseguida el lector adivina por su cuenta que esos niños no son sino los músicos del East End que están al servicio de Herbert Cox, entre ellos Jason, el hermano mayor de Penny, cuya muerte nunca fue confirmada; sólo su desaparición. Y, por tanto, ahí fue cuando confirmé que Cox era el villano de la historia. Que no deja la novela de gustarme por esto, pero es que se vuelve muy predecible en cuanto se van dando los datos; sólo hay que sumar dos más dos. Por otro lado, lo que no me ha parecido muy bien desarrollado ha sido el motivo de Cox para secuestrar a todos esos niños. Es decir, él perdió diez años de su vida en la cárcel sin haber hecho nada, pero, ¿por qué? Por el capricho de unos cuantos señoritos, entre los que se contaba James Alec Green. Me pareció una explicación muy tonta y muy simple, qué queréis que os diga. Ya hay que ser cruel y estar aburrido para enviar a alguien a la cárcel sólo por hacer un experimento. ¡Es que no tiene ninguna lógica! No sé, yo hubiera buscado alguna otra explicación, aunque no dejo de comprender que Cox se volviese majareta y quisiera venganza. Es que yo también hubiera buscado vengarme si me hubieran hecho algo así xD Era evidente, vamos, que Cox iba a vengarse. Al menos, para mí lo es. FIN SPOILER.

En fin, una trama interesante y atrayente, sin duda, pero el hecho de que se vuelva predecible a medida que pasan las páginas le resta un poquillo de emoción al final. Y la insoportable protagonista también.

¿Lo mejor? La trama de misterio y Cyprien.
¿Lo peor? Penny. Penelope. Que la trama se vuelve predecible. Y Penny. Penelope. Penny. ¿He dicho ya Penny? ¿Y Penelope?

¿Lo recomiendo? Si os gustan las historias de misterio y os apetece desconectar por un rato (lo que os dure el libro) de la realidad, sin duda es vuestro libro. La trama de misterio es sencilla y complicada a la vez, pero a mí me ha gustado bastante. Eso sí, por si no lo he avisado bastante, lo recalco: preparaos para aborrecer a Penny, que es que la pobre no puede ser más estúpida. Aunque igual hasta os cae bien y todo, quién sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: